Noticias

Destacados

Cuando las luces se apagan | Crítica

Terror, uno de los sentimientos más difíciles de alcanzar en un largometraje y más por qué todos los géneros de este mismo ya se han tocado una y otra vez, algunos de forma magistral pero otros tantos que se quedan muy por debajo de las expectativas, ya que no logran plasmar esa sensación de desesperación, frustración, ansiedad y horror que deberían. A veces hacer mucho con poco es lo mejor para lograr un filme de terror magnífico, dando un sentimiento de realidad en la persona que lo esté viendo, haciéndole entender que lo que está pasando frente a sus ojos, en realidad podría pasarle a él o ella misma. Entonces ¿qué sucede cuando se esfuerza mucho un director por lograr esto? Pues lo más seguro es que llegue a fallar al usar situaciones y elementos ya antes vistos, y sabemos que no funcionan.

Leer la nota completa

Artículos y reseñas