30 days of night

Los vampiros creados por Steve Niles no son elegantes… en lo más mínimo.

Barrow es un pequeño pueblo de Alaska que cada año tiene una larga noche que dura 30 días. La localidad esta acostumbrada a este lugar, aunque la mayoria viaja al no soportar la oscuridad por tanto tiempo, pero nada del otro mundo afecta sus mentes. Es un sitio pacífico donde el último atardecer es tan tranquilo como sus habitantes.

Pero las cosas están por cambiar. De pronto aparecen figuras extrañas en la noche, sonrisas maquiavélicas muestran afilados dientes torcidos, algunas enfermas risas acosan a la gente de Barrow. Ojos negros los espían desde todos los ángulos. Ropas sucias, piel muy blanca, dialectos irreconocibles, uñas afiladas… Sed de sangre.

Y la carnicería comienza.

De pronto todo se convierte en un matadero, ellos sacan a las personas de sus hogares, los persiguen por las calles, los apuñalan con sus propias manos, los parten en pedazos, los desangran, los muerden en todas partes mientras sus víctimas claman auxilio, los arrastran mientras los abren en dos, los vacían de sus órganos, los clavan en paredes, los azotan brutalmente contra los helados suelos de Alaska. La sangre comienza a formar un alto contraste entre la clara nieve en medio de la larga noche, ríos rojos se extienden por las calles, algunos disparos, gritos, alaridos de pánico inundan los oídos de todos los habitantes de Barrow. La furia de los vampiros es incontrolable, los hace desquiciadamente poderosos, un golpe es lo suficiente para sacar a alguien de su camino. Brincan por todas partes mientras se dan un jugoso banquete y rugen a los cielos que esto apenas inicia. Porque son 30 días los que ocupa la noche, y hay mucho que hacer.

30 días de noche es una impactante película llena de gore explícito donde se muestra que no todos los vampiros tienen que ser elegantes y conversadores. También pueden ser como estos seres, sucios, enfermos, psicóticos, dementes, carniceros, y que en ocasiones parecen más imparables asesinos seriales que otra cosa. Sus rostros medio humanos son amenazantes y sólo denotan emociones por el salvajismo que estos acarrean, sus vestimentas son de un aspecto fúnebre y de sus bocas asoman hileras de dientes agudos como las terribles mandíbulas de un tiburón.

En el transcurso de la historia vemos como un grupo de hombres, liderados por el sheriff de Barrow (Josh Jarnett) tratarán de sobrevivir a la llegada de estos monstruos sanguinarios por todos los medios posibles, ellos lucharán y allí descubrirán que lo único que puede detener a estos vampiros es la luz del sol o una igualada brutalidad que claramente marca la gran “R” de restricted en todas las escenas de esta cinta del 2007 dirigida por David Slade, la cual esta basada originalmente en una serie de tres comics de horror del mismo nombre, escritos por Steve Niles e ilustrados singularmente por Ben Templesmith y publicados por IDW Publishing en el año 2002.

Cabe mencionar que desde su salida al mercado, ha sido tanto el éxito de esta serie, que numerosas ediciones han sido impresas, y que las portadas del primer tiraje de dichos comics fueron realizadas por el artista australiano Ashley Wood. Influencia principal de Templesmith, quien quizá no llame mucho la atención por sus ilustraciones un poco simples y caóticas, llenas de líneas que se cruzan por todas partes y manchas de colores donde siempre predomina el rojo y el negro; sin duda, algo que claramente influenció en alto grado las fuertes escenas y frenetismo con la que se narra la película de inicio a fin. O sea, un caos lleno de sangre y pedazos de carne.

Uno de los errores de esta cinta, y es algo que comúnmente he escuchado de varias personas, es que el transcurso del tiempo, es decir, de los treinta días, no se hacen notar con fuerza e incluso podría decirse que se trató de una semana. Aún cuando se pueda observar un cambio físico en los actores, como es el crecimiento de la barba y el bigote, o el adelgazamiento. Pero sin duda nada que estropee la escalada continúa hacia el clímax de la historia donde continuamente nos hacen agarrarnos del asiento para tratar de no brincar a cada cambio de escena, a cada esquina y entrada en ese aterrador pueblo de Alaska donde las peores pesadillas se muestran a los personajes, dejándolos a cada momento sin aliento y exhaustos, haciéndonos ver por las buenas caracterizaciones que quizá no haya una salida al enfrentamiento con estos vampiros que distan mucho de lo antes visto.

¿Qué tendrán que hacer los pocos habitantes restantes de Barrow para sobrellevar tal situación? ¿Soportarán los 30 días de noche? ¿Podrán encontrar una forma de luchar contra sus enemigos?

En lo personal recomiendo esta película (con una soberbia fotografía, altas dosis de tensión, gritos incontrolables y sobre todo unos vampiros capaces de acabar con todo un pueblo… quizá en sólo una noche) sobre todo en estas épocas cercanas a día de muertos, y más si gustan de la sangre a chorros y son fuertes de corazón ya que las escenas que se muestran (repito) son explícitas y de una violencia física contundente. Igualmente si quieren descubrir una nueva forma de vampiros que claramente van más allá de lo común.

30 días de noche te enseñará que aún hay cosas que deberías temer en la oscuridad. Y que en ocasiones, es mejor pelear con una brutalidad desmesurada, para intentar sobrevivir.

Sitio oficial (película) : 30 Days of Night
Editorial del cómic : IDW Publishing
Sección especial del cómic :30 Days of Night