Entrevista: Andrés Silva

En esta primera entrevista chateamos un rato con Andrés Silva. Acerca de sus influencias, motivaciones y la experiencia de formar parte de Berserker Comics.

Hola Andrés, puedes contarnos algo sobre ti.

Mi nombre es Andrés Silva Blanco, tengo 23 años, Y hace aproximadamente 3 años, trato de ejercer en el difícil mundo de la ilustración profesional.

Sobre mi trabajo, principalmente se trata de un estilo manga. Actualmente curso la Licenciatura en Artes aquí en mi país (Chile), por lo tanto siempre trato que mi trabajo tenga ciertas referencias pictóricas. Desde pequeño me interesaba la pintura, a la que a medida que iba creciendo fui cambiando por la ilustración.

Todo es culpa de la buena época de los video juegos de los años 90 o las primeras series de anime que llegaban por estos lados traducidos en un español un poco deficiente, pero que tenían su encanto. Se me vienen a la mente producciones como Ninja Scroll o Battle Angel, También podría decir que los grandes culpables de que este metido en esto, fueron películas como Indiana Jones, Robocop, Predator o Short Circuit. Donde aparecían tíos saqueando pirámides o robots tirando rayos láser. Suma a eso los Street Fighter y los Samurai Shodown, y cuanta otra cosa que inventaron los japos ¡Esas cosas le volaban el cerebro a cualquiera! Era realmente diferente a todo lo que había visto.

En fin creo que estoy hablando mucho de mis influencias, y es que no me gusta mucho hablar de mí, prefiero hablar de las cosas que me mueven. Aparte de mis estudios en Arte, estudie diseño un poco, pero no era lo mío, así que en esto estoy actualmente. Creo que uno de los productos mas conocidos quizá serian las cartas de Mitos y Leyendas, pero aquí en Chile he trabajado bastante para publicidad y otros medios impresos, a lo que tienes que dedicarte si quieres sobrevivir un poco y poder mejorar en tu estilo personal.

¿Has experimentado con otros estilos además de el manga, o por qué es este tu favorito?

Por mi trabajo como ilustrador publicitario, normalmente me veo obligado a hacer mas de un estilo, creo que el estilo que me identifica menos es el realista, si bien en la universidad en los cursos de figura humana tenía un buen desempeño, al final siempre terminaba deformando un poco las figuras. Como te decía por el trabajo me veo obligado a hacer muchos estilos, hasta retoques digitales y muchas otras cosas que no son muy de mi agrado.

Además (no sé si será igual en otros países) la estética manga apenas esta siendo mas “aceptada” por estos lares. Acá en mi país siempre se ha considerado el manga como un poco violento y cosas así, entonces es rara la ocasión donde puedo usar mi estilo real en el día a día, desde mi trabajo en Mitos y Leyendas hasta el monito de las cajas de cereales, siempre tengo que irme adaptando a lo que pide el cliente.

En lo personal creo que es lo que mas hago es experimentar, como soy auto exigente siempre trato de probar estilos de pintura o de líneas. De ahí que el dibujo mas expresivo a quedado como al que le tengo mas cariño. En la pintura es donde me considero mas débil, por eso siempre estoy probando técnicas y acabados, sinceramente no he encontrado ninguno que me guste totalmente, así que he pasado por muchos “periodos” se podría decir.

Te levantas una mañana, o tienes un rato libre durante el día ¿Cuál es la razón por la que decides dibujar?

Yo creo que lo que más me motiva es lo mismo que te había comentando, el arte en los video juegos y las películas. Me encantan los videojuegos, en especial los títulos de lucha como King of Fighters, Samurai Shodown. Muchos autores que me influencian son ilustradores de video juegos, el llegar a ser como ellos o soñar con tener el nivel de dibujo y creatividad que tienen es lo que mas me motiva, aparte me encantaría dedicarme solo a hacer mangas, desde el colegio tengo guardadas historias y muchas cosas que me gustaría dibujar o contar. Pero para poder hacerlo como corresponde debo llegar a ese nivel profesional y de habilidad que tienen los grandes, así que aún queda mucho que avanzar, con esa idea en la mente trato de ponerme metas y mejorar día a día.

Ahora en un plano mas terrenal, no me gusta depender de mis padres y me gusta tratar de demostrar que a pesar de no ser muy ortodoxo en lo que hago y a lo que me dedico, se puede vivir de esto y que hay algo muy bonito en esta actividad que de repente pasa desapercibido para muchos, el tratar de mostrar esa belleza interna de la ilustración es algo que también me motiva.

Sobre las influencias que existen en tu trabajo ¿En qué momento quedan a un lado para dar vía libre a tu creatividad?

El tema de las influencias para mí, corre mas como una guía. Supongo que eso varia de persona en persona, muchos artistas empiezan copiando a sus artistas favoritos y de ahí de repente se dan cuenta que necesitan buscar su propio camino y empiezan a probar otras cosas, en mi caso la influencia funciona como una idea, digamos ¿Qué es lo que me gusta de este autor? Por ejemplo la fuerza que tienen las imágenes, la expresión de las caras, etc. No es como te decía, ir a copiar el dibujo de tal autor y desde ahí darle, para mí la influencia viene de algo mas cercano a la idea.

Por ejemplo en el caso de Egon Schiele o Klimt, ambos artistas usaban una línea suelta y su interés se centraba mas en la actitud de la figura, que en el acabado técnico, sin embargo el trabajo de ambos artistas dista mucho uno del otro. Pero bajo una misma idea, es similar a lo que busco, así que cuando hablamos de creatividad es algo que trato de probar siempre con objetivos en la mente, claro que si esos objetivos visuales se cumplen o no, es otro cuento, ahí es cuando el publico te abre los ojos y la buena crítica te ayuda a entender mejor para donde disparar la próxima vez.

Pero sinceramente donde esta la parte mas creativa es cuando te olvidas de todo esto y empiezas a mirar tus propios apuntes y sacas conclusiones de tu propio trabajo. Muchas veces aquí es donde se descubre la propia vía. Un ejercicio que empecé a hacer recientemente es algo muy simple, tomar mis blocks de dibujos antiguos, con 2 o 3 años de diferencia y ver que era lo que me agradaba en esa época de mi trabajo, así terminas haciendo una mezcla entre lo viejo y lo nuevo, y salen muchas ideas que no habías contemplado en ese momento y que ahora puedes retomar con una mirada nueva, es un ejercicio muy simple y no había caído en eso.