Living with the Dead

Las ciudades han caído, el mundo esta desolado, no hay nada más que zombis por todas partes, es el fin del mundo y uno piensa… ¿Qué diablos? ¡Vamos a festejar!

Por algún maldito virus extraño (como siempre sucede) toda la condenada civilización se ha ido al carajo (¿puedo decir carajo verdad?) en fin, todo se ve muy tranquilo, pacífico, monótono y desesperadamente desértico. Bueno, casi desértico, de no ser por los cientos de millones de muertos vivientes que deambulan por las calles en busca de un sano, nutritivo y súper suculento desayuno basado en una dieta principal de ¡Oh sí! Jugosos cerebros y carne humana.

Todas las mañanas es lo mismo, zombis por doquier… Zombis en las calles, zombis en las tiendas, zombis en el supermercado, zombis en los parques, zombis en las autopistas, zombis en los auto lavado, zombis en los cines y todo el tiempo, sus caras serias que se pasean de aquí a allá con esos ojos putrefactos que se mueven dentro de sus cuencas en aquellos cuerpos sin vida de los que les cuelgan vísceras, sangre medio coagulada y entre demás cosas asquerosas. Sólo imaginen, viscosidades de todos los tonos posibles en forma de mocos largos que se tambalean de un lado a otro.

Comúnmente se nos ha contado de una forma melancólica y desesperada todo lo que un posible fin del mundo lleno de muertos vivos nos podría acarrear, blablabla… La supervivencia blablabla… Los héroes blablabla… Las damiselas en peligro blablabla… Los holocaustos, las aglomeraciones de gente enferma, las balas que vuelan por todas partes, los militares locos de terror, las lágrimas en los cielos por todos los caídos y la típica frase “Que Dios nos ayude” Para los que están “quizá” un poco hartos de todo eso, hay dos chicos en este cómic, llamados Straw y Whip que nos cuentan sus aventuras de una forma realmente, y digo “REALMENTE” relajada y casual, sin preocupaciones de algún tipo, sin traumas, sin lloriqueos, sin sentimientos de opresión y desesperación y en cierto grado, dejando pasar el momento entre diálogos cómicos que se toman de una forma natural debido a la gran narrativa creada por el señor Mike Richardson. Y es que si alguien me preguntara ¿Qué es lo que más me llamó la atención de Living with the dead? Sería eso, que uno claramente se puede identificar en cualquier momento con los diálogos y sucesos tan ocurrentes que viven estos dos personajes Straw y Whip, quien también nos da unas deliciosas recetas de cocina durante la historia. Sin duda algo singular.

¿Tengo que decir algo más? Si esperan comentarios negativos en esta reseña, pues lo primero en lo que pienso es ¿Por qué se tenía que terminar? Historias con personajes tan vivos no se dan todos los días y hablando de esto, debo aclarar algo muy serio (para los más críticos) que seguramente ya habrán pensado. Sí, ¡no hay historia! O, por lo menos, algo complejo que nos vuele los sesos hasta la estratosfera; Sólo charlas, algunos disparos, risas, zombis atropellados y quemados, una sierra eléctrica y una sexy chica de actitud dominante llamada Betty… Claro, ella también esta loca y nos enseña que en ocasiones, los zombis son de lo menos que se puede preocupar un hombre. Aunque se trate de un “Zombiepocalipse” O en otras palabras ¡Corran todos, porque el mundo se fue a la #$%& y hay muertos por doquier!

Hablando de vísceras, zombis, fin del mundo, mucho humor etc etc etc… Nada de esto tendría mucho sentido si no fuera por la humorística representación gráfica de Ben Stenbeck que con sus trazos, sin duda le da mucha fuerza a cada página de Living with the dead, creando esa unión entre lo que se lee y lo que se ve. Y lo que se ve, ciertamente es gracioso.

Y para los que dicen que un comic no sirve de nada, pues ¿Adivinen qué? En este nos enseñan algo muy importante, que en el “Zombiepocalipse” cof cof… Zombi Apocalipsis, será indispensable ir por el cómic publicado por Dark Horse “Living with the dead” ¿Por qué dicen? Pues porque dentro de este se encuentran listas para recortar, las máscaras tipo zombi para pasar desapercibidos entre la apestosa multitud y así ¡Salvar nuestras vidas!

Sólo recuerden balbucear continuamente…

Web Oficial : Dark Horse Comics
Sección del cómic : Living with the Dead
Making of : Living with the Dead #01