Blood The last vampire
blood

Con la reciente adaptación a live-action, no hay mejor pretexto para comentar esta obra de suspenso y horror vampírico por parte de Production IG.

Es innegable que a pesar de que el anime ha formado parte de la programación televisiva en nuestro país por mucho tiempo y conseguirlo es relativamente sencillo, encontrar un producto original puede llegar a ser cosa de simple suerte, pues la distribución es casi nula. Por lo que el hallar una serie, OVA o película de calidad se convierte en una verdadera oportunidad para adquirir algo increíble.

Es el caso de este mediometraje realizado en el año 2000 por Aniplex (Paprika, Tekkonkinkreet) y Production IG (bastante populares en occidente por películas de culto como Ghost in the Shell, la explosiva ova FLCL y su participación en Kill Bill con el capítulo “The Origin of O-Ren”) quienes en alrededor de cuarenta minutos nos impactan con la primera producción completamente digital desarrollada en Japón (incluso con apoyo del gobierno), que aún en estos días de asombrosos efectos especiales reluce con escenarios e iluminación perfectas que hacen olvidar que se trata de dibujos animados.

La historia se sitúa treinta años antes del manga original (con una inclinación hentai que por fortuna se eliminó) y trata acerca de una chica con la misión de destruir a unos demonios chupa sangre que rondan una base militar americana en Japón, justo en días de Halloween. Lo cual brinda un ambiente adecuado para los acontecimientos sangrientos que tienen lugar de una forma bastante entretenida que consiguen algo de horror y drama al observar la situación de asesinato entre vampiros.

A pesar de su corta duración, los cuarenta minutos son aprovechados al máximo y no existen los típicos momentos en los que “no pasa nada”, de hecho cada toma o escena son una oportunidad para presentar un elemento que alimente la trama y esta se consolide sin dejar cabos sueltos, con un ritmo bien equilibrado de suspenso y acción. La música por su parte tiene momentos importantes que añaden adrenalina a las escenas violentas y acompañan pausadamente en momentos de drama.

En general es una película de bastante calidad como la mayoría de obras realizadas por Production IG, pero la combinación de animación tradicional y digital es muy superior a lo que se acostumbra a ver, demostrando porque el estudio es uno de los mejores en Japón.

Blood the las vampire es una pequeña obra de inmensa calidad en todo sentido, que solo es igualada por grandes producciones de verdadero valor artístico, no por nada James Cameron la menciona como un trabajo que se debe considerar como estándar de calidad para la animación digital. Y al mismo tiempo carece de cliches o estereotipos gastados, por lo que puede ser disfrutada por amantes del manganime o el espectador casual, con el mismo entusiasmo, cosa que se encuentra en duda con la reciente adaptación a live action.

blood