Buck Rogers #01

Aparecido por primera vez en 1928, este personaje ha tenido viajes bastante extraños… pero siempre rodeado por una chica bella.

Esta nueva serie sin duda trata de levantar y mostrar algo atractivo, a posibles nuevos fanáticos de este “viajero en el tiempo” que por cuestión accidental se ve transportado cientos de años en el futuro y a un lugar totalmente distinto. Bueno, dependiendo siempre de la fuente que se lea.

Originalmente mostrado en agosto de 1928 (como ya mencioné) en un número de “Pulp Magazine” publicado por Amazing stories y en la novela de su creador “Philip Francis Nowlan” Armageddon 2419 A.D, este piloto de los Estados Unidos se estrella en una mina abandonada y queda digamos “en coma” para despertar en el siglo 25… Y allí esta todo… claro que veremos monstruos, criaturas terroríficas, imperios malévolos, armas ultra modernas y como no, naves espaciales, sin olvidarse de la típica chica guapa “Wilma Deering” quien normalmente le acompañe en todas las aventuras que uno espera de estos íconos de la ciencia ficción; y es que al decir “ícono” recordemos que esta historia ha aparecido en distintos medios desde… ya sabemos cuando, en fin, comics, series de televisión, películas, figuras de colección, juegos de rol etc etc etc.

El arte a cargo de Carlos Rafael (Red Sonja) es justo lo que se podría esperar de una publicación que desea encontrar nuevos horizontes. Sin embargo el número uno es más vistoso que el anterior (número cero) Buck Rogers ofrece a su público algo bastante singular como ¿osos cibernéticos? Bueno, estamos acostumbrados a elementos extravagantes de vez en cuando pero esperemos que la historia (a cargo de Scott Beatty Joker: Last Laugh) se mantenga tan entretenida como hasta ahora. Es decir, con un cierto humor a la Fear Agent, un buen cómic por cierto.

Las portadas se las debemos al artista John Cassaday (nominado al Eisner por Planetary, como mejor artista de portada) y Alex Ross (Kingdom Come y Justice) como siempre, manteniendo esa calidad que ambos se han ganado con el pasar de los años.

Buck Rogers es un cómic que claramente tratará de fijar nuevas metas y aplausos por parte de sus seguidores, pero ¿Esta serie está preparada para el presente, o quedará igual que Buck? En un apacible coma para despertar en el futuro. Solo el tiempo lo dirá, después de todo cualquier cosa puede pasar con este personaje (arrogante hacia la autoridad y amado por las chicas) Sí, puede que de pronto planteen sucesos un tanto bizarros y muy fuera de la realidad como esos osos cibernéticos… pero después de todo afrontémoslo, no siempre se puede ser serio y profundo.