Chew #01
chew

Este primer número publicado por Image Comics es tan exquisito que en 48 horas ya se había terminado, un éxito bien merecido.

Desde el primer momento que comencé a leer este cómic me di cuenta de que en verdad se trataba de algo sumamente especial, algo adictivo y delicioso, algo donde el detective Tony Chu nos mostraría que ese don suyo (llamado Cibopathic) le ayudaría en medio de platillos culinarios muy singulares, para descubrir terribles secretos imposibles de resolver, asesinatos, desapariciones… Tony Chu solo necesita pegar un sabroso mordisco a lo que sea y repito ¡a lo que sea! Para tener imágenes psíquicas donde nada se podrá ocultar ante sus ojos y su mente. Lo malo, que ese estilo de “poder” no se puede prender y apagar como si de una máquina se tratase, dando así una pequeña muestra de lo tortuoso que puede llegar a ser comer una sabrosa hamburguesa mientras terribles visiones, aromas, o sonidos le acosan en los restoranes, cafeterías, o en cualquier lugar en donde sea que se encuentre comiendo.

La historia a cargo de John Layman (una vez editor de Wildstorm y escritor de títulos como Marvel Zombies vs. The Army of Darkness o ThunderCats) inmediatamente te atrapa en medio de inteligentes y bien desarrollados comentarios, incluso y me atrevo a decir desde la primera página. En pocos segundos, en pocas viñetas, crece en nosotros un verdadero interés por este y otros personajes que se presentan en la historia. Uno siente que están vivos.
Tanto el arte como las portadas (pues en el lanzamiento del segundo ejemplar, una segunda portada del primer número será publicada) corre a cargo de Rob Guillory, quien brillantemente nos transporta a un mundo donde los tonos pálidos e ilustraciones bastante expresivas nos sumergen en estas escenas, donde la comida y las visiones psíquicas llevan a los desenlaces más sangrientos en medio de un cierto humor que logrará hacernos sonreír más de una vez.

Chew es uno de esos comics con muy buen arte y con una de esas historias, que por mucho tiempo estoy seguro no se repetirá, sin duda merece nuestra atención y esa esperanza de creer que algo bueno está por venir a desarrollarse. Lo malo, no todo lo bueno dura mucho, y esta serie solo contará con cinco partes.

En lo personal espero impacientemente la segunda entrega de las aventuras del detective Tony Chu y sus carismáticas recetas culinarias. Así, tendré mis cubiertos listos para el manjar.

chew