Dead Romeo #01

Romeo tiene una segunda oportunidad, para comportarse como el vampiro que es, o hacer lo contrario y en el camino contarnos algunos chistes.

Traído de entre los muertos por un motivo y una fuerza desconocida, Romeo encuentra a una chica llamada “Whisper” que de inmediato sabemos, se convertirá en su acompañante en esta aventura de seis números, que prometen entretener con varios elementos que si bien por separado caen en el cliché, suman un trabajo que tiende a la diversión y el entretenimiento palomero del que la mayoría gustamos.

Con dos ejemplares publicados, se ha avanzado de las presentaciones formales entre los personajes principales, a la presentación rápida de algunos otros y un problema inminente “Romeo debe asesinar a Whisper” ¿Por qué? ¡Porque es un vampiro! (Al igual que el resto de entes que visten de forma caricaturizada haciendo una pobre alusión a sus nombres, traumas y cualidades) ¿Pero es esa la razón por la que lo resucitaron? No, al parecer deberían cumplir otra misión, pero no hay que preocuparse porque seguramente y como suele ser habitual, las acciones de este inicio se desarrollaran de tal forma que llegando el desenlace cobrara sentido, o quizá por otro lado, simplemente resuman y atiborren de información algún ejemplar para volver al camino. A menos claro, que esa misión tan importante para reunir a tanto vampiro quede inconclusa.

Pero es que con Dead Romeo no se sabe, tienes a un vampiro vestido al estilo de alguna banda ochentena tipo “Poison”, que por un lado sufre su pasado pero tiene el animo para hacer bromas chispitas. Una chica ruda que al peligro grita con horror. Un grupo de dementes chupa-sangre del que solo uno libra el término patético. Y además alguien que no he incluido en esta sopa de nostalgias roqueras, delirios románticos y ridiculeces vampíricas… El narrador mantiene un interés misterioso hasta su primera aparición, pero mas tarde al conocerse su apariencia, uno no puede dejar de imaginarlo y tener una imagen cómica y perversa, que no creo fuera la intención.

Aún así, por todo lo que he mencionado hasta ahora y hace parecer que este cómic es solo papel con dibujos, cuadros y poses excelentes (como es costumbre de Marvel) La verdad es que es la suma de todo (como ya mencione), lo que ayuda a que sea ameno pues los comentarios de Romeo realmente son graciosos, Whisper tiene un toque carismático que promete para futuras entregas y el enemigo principal “Dwight” es un vampiro que además es fácilmente identificado como enfermo mental.

Todo esto consigue un lugar en la mente del lector, que será difícilmente olvidado con cada nuevo ejemplar, que sin duda elevara el nivel no solo de acción, también de humor que en este caso ¿A quién le importa si es involuntario o no? Cuando es simplemente palomero y lo único importante es no aburrir.