Dead Space: Extraction
dead space extraction

De nueva cuenta regresan las historias acerca de la nave USG Ishimura y con ella las imágenes de horror y desesperación de sus tripulantes.

Muy al estilo de películas como Event Horizon con una mezcla de The Thing, el videojuego Dead Space inmediatamente se convirtió sin duda en uno de esos títulos clásicos donde el horror, la ficción y el drama contagiaban al jugador mientras se le era sometido a horas en las que la única forma de sobrevivir, era matando todas aquellas aberraciones que fueran apareciendo. Tal fue el éxito que pronto vio la luz una película, “Dead Space: Downfall” (basada en un cómic web e impreso) donde se narraban los hechos previos al videojuego.

Ahora, “Dead Space: Extraction” hace su aparición. De un solo número y publicado por Image, cuenta sobre un suceso presentado (contado desde otro ángulo de vista) en el siguiente videojuego de la franquicia con el mismo nombre, y esta vez publicado para la consola de Nintendo, Wii. Aún mencionado esto cabe añadir (y es algo que de alguna forma agrega expectativa sobre estas publicaciones) que la corta historia en mención también es nombrada en el juego original (o el primero) dentro de aquellas fichas de audio que el jugador va encontrando en su camino. Sin duda se convierte en un cómic que no solo añade algo a todo este universo sangriento, sino que además, integra detalles en los que por menores que sean, logran que toda la experiencia narrativa sea mucho más elaborada, creando una riqueza entre lo que sabe el jugador durante el juego y de los sucesos que van formando este “monstruoso infierno” en el que la nave Ishimura se ha transformado.

Aún cuando la historia por Antony Johnston (Queen & Country) nos presenta un pequeño suceso, los diálogos, la narración y el desarrollo de los personajes (sobre todo el principal) son buenos, y reflejan sus aflicciones en todo momento dejando una muestra de calidad que un buen fan de Dead Space podría esperar.

Las ilustraciones del cómic están a cargo de Ben Templesmith (30 days of night, Shadowplay: Demon father John´s Pinwheel blues) como siempre, mostrando rasgos que denotan inmediatamente la inquietud y el desbalance mental o emocional que los personajes van desarrollando con la historia al ser testigos de la “epidemia” que muy rápidamente se convierte en algo más, una especie de maldición por haber desenterrado, leído o transportado un monolito desconocido y antiguo. La paleta presenta en su mayoría tonos cálidos, que dan a la idea del encierro, del peligro que emerge por todas direcciones, de los derramamientos de sangre que cuadro a cuadro van en aumento y que se detienen momentáneamente solo cuando los tripulantes del Ishimura rompen con un grito de horror al ver que no existe escape a su pesadilla. Básicamente es todo lo que uno podría esperar de dicho artista (seas admirador o no)

En lo personal encuentro interesante este número, sin embargo, es claro que esta enfocado al público que ha seguido la saga y sus entregas dada su forma rápida de presentar los hechos y dejar algún que otro asunto sin explicar. Creo es importante haber visto, leído o jugado antes cualquier material de “Dead Space” para comprender y valorar este cómic en su totalidad.

dead space extraction