Die Hard: Year One #01
die hard

Yippee-ki-yay, motherfucker. La calidad está asegurada en este cómic donde se muestra el inicio de John McClane.

Las calles de New York son aparentemente tranquilas, la multitud se pasea de un lado a otro, cada quien en sus asuntos, tráfico de autos, ruido, smog, parques con turistas, bicicletas, motos, banderas ondeándose al viento, cuatro de Julio de 1976, son las 7:16 de la mañana, el sol es caliente, los pájaros vuelan, y las nubes se aburren en las alturas mientras ven como todo está a punto de convertirse en un completo desorden. Porque un disparo en un callejón hace la diferencia entre la vida y la muerte, corrupción, sueños, esperanzas, drogas, la delgada línea entre el orden y el caos es de color azul. Y John McClane viste de ese color.

El arte por Stephen Thompson (Star Wars: Republic) simplemente es excepcional, imposible de pasar desapercibido, realmente imagen tras imagen, transporta al lector a un mundo lleno de vida y movimiento, una ciudad en los setenta que es escenario del inicio, el nacimiento de esta leyenda del cine interpretada por Bruce Willis en el año 1988 que dio y sin duda marcó una época y pauta en como las cintas de acción, con héroes y villanos debían ser. Un clásico. Y este cómic lo amerita de principio a fin, bueno, ¿qué podíamos esperar si no? cada cuadro, y secuencia tiene un sentimiento y un enfoque exacto a lo que se esta contando; la lectura se convierte en un placer, la forma en como los diálogos se acomodan con las acciones, posturas y encuadres son exactos. Resalta también el uso de pantallas (serie de puntos en zonas de un dibujo) que sin más, y de un uso justo, brindan de un estilo que marca momentos como si de un afiche se tratase.

La forma en como se va narrando la historia poco a poco nos sumerge en un mar de posibilidades donde el crimen y la corrupción están a punto de dar un golpe. El lenguaje usado siempre es acorde a la situación, dando a todos los personajes un sentido especial, una presencia y una vida que les hace estrella de cada escena y cada palabra que emiten o piensan, casi es como si se estuviera viendo una película. En resumen, todo lo escrito por Howard Chaykin (Batman: Black & White) es exacto, cada frase tiene una medida justa de información, extrañamente se podría decir que es como si nadie “sobre actuara” y resalto en “extrañamente” porque no se trata de personas vivas, si no de dibujos en papel, lo cual demuestra la idea de vida que emerge de este cómic.

Sin duda Die Hard: Year One es un buen primer número y realmente da esperanzas a tener algo especial a futuro. Para los fans de las películas es una compra que no defraudará, y para todo aquel que sin más, se desee aventurar a leerlo, se que difícilmente no será de su agrado, recalco, la fluida y sencilla lectura, el arte, y la vida que representa cada personaje, invitan a disfrutar y a interesarse en el inicio del ya clásico John McClane que (me parece) todos conocemos. En lo personal, seguiré esta serie con gusto para una reseña completa más adelante.

die hard