Fall Out Toy Works #01
fall out toyworks

El cómic creado por Pete Wentz de la banda Fall Out Boy seguramente se agotará en poco tiempo, pero ¿qué tan bueno puede ser?

No puedo afirmar con seguridad, pero el primer cómic que llegue a leer en el que participaba una estrella del rock fue The Last Temptation, escrito por Neil Gaiman (lo que de entrada ya es un punto a su favor) y donde aparecía la leyenda Alice Cooper. Hace algunos años salió la mini serie Psycho Circus, publicada por Image y presentando a KISS (de quienes supondría no es su primer cómic y muy posiblemente sean los primeros en haber protagonizado uno)

Pero recientemente, el caso de The Umbrella Academy escrito por Gerard Way (vocalista de My Chemical Romance) fue un éxito inmediato que acaparo tanto la atención, que no tardaron en seguirle el paso, por no decir que le copiaron vulgarmente la idea, en fin. Hay una banda que saco un cómic y fue tan horrendo que no recuerdo el nombre de ambos y ahora llega Fall Out Toy Works creado por Pete Wentz, que es el bajista, cantante secundario y lo más importante, el escritor principal; Darren Romanelli y Nathan Cabrera. Como artista se encuentra Sam Basri (Witchblade y JLA Classified)

Como número uno, es un gusto que no solo se trate de una premisa extendida para mostrar a los personajes, sino que también exista un pequeño desarrollo que inicie el camino para lo que será el resto de esta serie. Sin embargo la historia no es muy original al tratarse de un juguetero con la misión de crear una mujer “real” cibernética, para complacer a un malvado hombre de negocios, menos aún cuando se encuentra acompañado por su propio Pepe Grillo, lo cual de inmediato nos hace cuestionar ¿Es esto una adaptación rara de Pinocho? Los diálogos por su parte son bastante comunes y no tienen algún gancho como para balancear la atención y darle un empuje a la historia, pero después de todo se trata solo de la primera entrega y es posible que mejore en los siguientes números, pues tiene algunos elementos que desarrollados prometen algo interesante.

El aspecto visual es encantador y muy agradable con tonos y colores equilibrados, al punto de que daría gusto la noticia de convertir esto en una obra animada si conservara la calidad actual. Además la combinación entre el diseño clásico de los personajes y escenarios con el futurismo sci-fi de la historia tienen una relación homogénea que ayuda a ver todo como uno solo. En si es el punto más notable y fuerte de este cómic, que de otra forma pasaría completamente inadvertido.

Como ya mencione, es posible que en futuras entregas la historia mejore y haga de este un buen cómic para algo más que añadir material a la colección de parafernalias de la banda, pero a excepción del arte, es completamente preferible y casi obligatorio, acercarse a The Umbrella Academy que a sus dos volúmenes publicados y a la espera del tercer arco “Hotel Oblivion”, ha brindado una dosis de calidad (tanto en historia como arte) en cada una de sus entregas.

fall out toyworks