G.I Joe

La película basada en los muñecos y serie de televisión regresa de forma ruidosa a la pantalla grande. Creo que todos los pequeños pueden estar emocionados.

Stephen Sommers en esta ocasión revive de alguna forma a los personajes de la mítica serie de dibujos animados y los transporta a la pantalla grande y acción viva. Con sus trabajos anteriores como la trilogía de la Momia y Van Helsing, este director sin duda ya tiene su estilo de contar o narrar una historia, pero ¿Le funcionó esta vez con los Joe?

La cinta toma lugar en un futuro no muy distante, donde una empresa se dedica a fabricar el armamento que cada nación necesita (y claro, dependiendo del presupuesto con el que cuente) Inmediatamente uno nota el peligro que acarrea esto pues ellos también son los que venden la defensa de sus propias armas, dejando la idea de ¿quién controla a quién? Pero bueno, esto no es muy desarrollado y se plantea de forma sutil y por decirlo de alguna forma “light” al igual que todo lo relacionado con los personajes y situaciones que acontecen. Nos damos cuenta que al igual que los anteriores films de Stephen Sommers, este es dirigido a un público joven (de menos de 15 años) por lo tanto y desde el comienzo es mejor preparase para una “montaña rusa” de acciones caricaturizadas (como no, si la fuente es una caricatura) en momentos, pero que sin duda le dan un sentir a la historia que logra encender una chispa que no todas tienen. En pocas palabras, es entretenida hasta el final.

Dentro del reparto podemos encontrar a Denis Quaid, Christopher Eccleston, Sienna Miller, Channing Tatum, etc. Todos ofreciendo actuaciones decentes y bien llevadas, y se agradece el papel de Marlon Wayans quien por fortuna no cae en el mismo estilo que ha representado en las cintas de Scary Movie, Little Man. También podemos encontrar rostros conocidos como Brendan Fraser y Arnold Vosloo, ambos mostrando una caracterización distinta a las de “La Momia”. Dicho esto notamos que a su respectivo modo, Stephen Sommers supo llevar a buen grado la visión de como mostrar algo del pasado a un público actual que acostumbrado ya a las superproducciones y blockbusters como lo son Transformers, Spider-Man o Iron-Man y más, simplemente esperan cada temporada a ser bombardeados con imágenes asombrosas y fantásticas que los dejen totalmente perplejos; nos damos cuenta de que no se puede desprestigiar este tipo de cine, pues acarrea para empezar las cuantiosas horas de trabajo de muchas personas, personas que con su esfuerzo llevan a todo aquel que guste, a un viaje que sin lugar a dudas no olvidara en bastante tiempo.

Y hablando de imágenes fantásticas, la acción que acontece en G.I. Joe es extremadamente variada y casi no deja hueco a una idea sin explorar, vemos artefactos voladores, rayos de plasma que asombrosamente destruyen todo lo que tocan, vehículos y naves marinas, aviones futuristas, hombres enmascarados, ninjas, y un largo y extenso etcétera, etcétera y etcétera. Todo esto mezclado de una forma ejemplar, donde de pronto el público es tragado, enajenado de ver tan largos minutos de pura acción desmesurada donde autos son volcados por los aires, edificios destruidos, trenes atravesados, en fin, secuencias mostrando que en el mundo de G.I. Joe, solo puedes respirar con tranquilidad hasta que el último sonido de destrucción ha sido emitido para dar paz a un silencio que solo el ganador de la historia podrá romper a su preferencia.

Dejando espacio para una futura secuela, G.I. Joe es una película que entretiene en todas sus escenas, es una película que afortunadamente no se toma en serio a si misma (no es pretenciosa), es una película que al mostrar tantos tipos de acción, uno siente que vio la trilogía de Star Wars, tiene duelos con sables, cañones gigantes, batallas con todo tipo de naves, peleas cuerpo a cuerpo, muchos disparos, muchas explosiones, chicas guapas, humor, persecuciones y el nacimiento de un villano: El comandante Cobra.

Mi única queja, el diseño de máscara y el actor para el papel de Cobra (en lo personal) no dan el ancho y se quedan a medias, dejando a los fans y seguramente a muchos otros, con el deseo de haber querido ver algo mejor. Algo a la talla de la película.