Samurai Legend

Una aventura acompañada por una excelente ilustración y unos colores llamativos que te darán ánimos para seguir en la historia.

Samurai legend es una serie de cuatro volúmenes escrita por Jean Francois Di Giorgio, dibujada de forma excelente por Frederic Genet y coloreada por Delphine Rieu. En ella se cuentan las aventuras que vive el personaje principal (un samurai) llamado Takeo, seguido fielmente por su aprendiz Shiro a todos aquellos lugares y eventos que por supuesto, inflijan mucha acción y desparramiento de sangre… Después de todo, estamos hablando del Japón feudal.

Claramente puedo decir que al comenzar a leer esta serie (o para ser más concreto, el número uno) lo primero que tenía en mente era la expectativa de presenciar uno de esos pocos comics que tienen como tema los Samurais, porque como muchos sabrán, eso es casi siempre cosa del manga. Y aquí lo estaba viendo, con esa característica calidad que Marvel suele poner como si de una firma se tratase (Editado originalmente por Soleil en Europa) Lo bueno, mientras más leía, más me llamaban la atención las ilustraciones… Lo malo, mientras más leía, más me llamaban la atención las ilustraciones (¿Eh? Si, en serio jeje)

Básicamente se trata de la búsqueda de Takeo por las raíces de su familia y por su pasado que por supuesto se empaña en misterio, cuando de pronto un evento hace que su camino y el de su fiel acompañante Shiro se vea desviado por el encuentro con… bueno, una fuerza maligna que desea tomar el poder de todo Japón… Sí, allí se suspende la búsqueda de Takeo; ahora ustedes se preguntarán ¿Pero después sigue no? ¿Entonces, específicamente de que trata esto? Pues amigos, les puedo asegurar que en los cuatro volúmenes de Samurai Legend NUNCA MÁS se vuelve a tratar con profundidad lo que preocupa al personaje principal de esta historia. Lo cual me lleva a otra idea, y es que al notar esa “M” de Mature en la portada de dicho título me pregunto ¿Lo vale? Es curioso, a lo largo de la aventura de Takeo y Shiro suceden cosas que por supuesto se podrían considerar como “contenido maduro” dado la alta dosis de violencia gráfica y algunos desnudos parciales, entonces es lógico que por tal cosa el cómic este dirigido a un público de más de dieciocho años… lo malo… ejem, es que uno diría que la historia por la narración y el desarrollo igualmente debería contener una cierta complejidad para (obviamente) no aburrir al lector. Y he aquí la raíz del problema.

Estoy muy seguro que al decir: Un guerrero, su fiel acompañante, la damisela en peligro, y un enemigo mortal, todos inmediatamente pensarán ¡Hey, eso ya lo he visto! Entonces, ¿Queremos algo nuevo con eso no? Algo que aunque tome esos personajes típicos nos muestre una idea que nos sumerja y nos interese quizá hasta la médula del hueso. Y como ya lo dije, esta el problema de la gran “M” lo cual resume a: “Tengo más de dieciocho, acepto el contenido violento pero… la historia aburre, es muy simple la narrativa, los personajes no me importan mucho, y para colmo todo es muy predecible… fuera de que el final… como que no”

Para hacerlo corto, lo gráfico merece el “Mature” pero la historia como esta relatada no se aproxima ni por poco a Blade of the Inmortal (un manga de samurais) donde no solo hay mucha, muchisima más sangre y violencia, si no el desarrollo de las ideas siempre te mantienen a la expectativa de ¿Qué es lo que pasará? Aparte de que los personajes en verdad son maduros en sus actos y la construcción de estos es tan compleja como una persona real (o casi) o en otras palabras, no son monitos de una dimensión. Y en Samurai legend todo se siente como un capitulo de (sin ofender) He-Man en respecto a esa manera de crear el mal, el bien, el peligro, el humor, y sobre todo, la solución de los problemas a las que llega el héroe. Y es que, ¡Algunos no tenemos trece años Marvel!