Star Trek
trek 2009

Del éxito en televisión al cine. J.J. Abrams hizo más que sacudirle el polvo a esta serie de ciencia ficción y consiguió lo que nadie habría imaginado.

Sin duda el nombre de J.J. Abrams arrazo cuando en 2004 se estreno la serie de Lost (que ahora está a una temporada de finalizar) y aunque no consiguió el mismo éxito con Cloverfield, se hizo con una de las series más famosas de ciencia ficción, Star Trek ¿Pero hasta donde se puede llevar un mundo del que parece todo ha sido contado?

Después de un teaser que no prometía nada (como casi todos) y unos cuantos trailers llenos de acción y tomas que dejaban al aire algunos elementos para adivinar la trama o interés de la cinta, llego el estreno y sin duda quita las palabras porque es muy distinto a lo que usualmente se ve con estas reinterpretaciones y aunque se veía venir una onda “para la nueva generación” es mucho más de lo que se esperaba.

En el casting se encuentran varias personalidades que en contra de lo común, no llaman la atención hacia sus papeles anteriores o sus personas reales. Y en este sentido resalta sobretodo Karl Urban (“Bones”) que es casi como verlo por primera vez a pesar de que ha llegado a ser protagonista de varias cintas populares. Y gracias a esto también la relación de los personajes es mejor y se nota en mayoría entre Kirk y Zachary Quinto en el papel de Spock (de quien esperaba me haría pensar en Sylar), que tienen una naturalidad muy creíble que llega a marcar momentos cruciales en la película.

El punto que atrae la atención en especial es el visual, por primera ocasión se respetó el diseño original de la serie y tanto las naves espaciales como los trajes, son casi idénticos a los originales (tan solo cambiando detalles sutiles) Sin duda esto se restriega en la cara de quienes como yo nunca entendimos ¿Por qué los episodios I-III de Star Wars parecen más modernos que los IV-VI? Y otra cualidad derivada es que no importa lo que este en pantalla, naves en combate, dialogo de personajes en una bodega o la destrucción de un mundo; en todas ellas la composición y suma de sus elementos, crean una atmósfera dinámica que dudo consigan cansancio o aburrimiento en el espectador. Aún así me parece que se extralimitaron con “she-hulk” y al monstruo del planeta congelado parece que le falto un poco de detalle.

Ahora, que sin importar que uno sea o no un seguidor de J.J. Abrams, puede esperar algunas de sus formulas que lo han hecho famoso. La más importante sin duda es el nivel de hype, que en Star Trek se mantiene durante buena parte de la película consiguiendo que el espectador dude o se mantenga a la expectativa de una explicación, que por fortuna si llega. También los cabos sueltos son característicos, aunque en este caso no hay mucho que decir a menos que a alguien le parezca importante el hecho de que debido a un acontecimiento se podría destruir el sistema solar, la galaxia o el universo… ¡Pero que diablos, esto es sci-fi! El manejo de los personajes, sus raíces, motivos y aspiraciones; son otro punto que se presenta muy al estilo del director y que se amolda perfectamente a esta cinta.

En general me parece que el trabajo de J.J. Abrams fue muy bueno a pesar de la incógnita que le rodeaba respecto al manejo de un alto presupuesto y una franquicia tan emblemática de la ciencia ficción. Con esto podemos estar tranquilos, no se ha repetido el vergonzoso y patético caso de Tim Burton con El planeta de los simios.

Por lo tanto, es muy posible que casi todas las personas crean que esta película es solo revivir una franquicia abandonada en la nostalgia de un montón de frikis. Pero por vez primera y a diferencia de lo que opino respecto a la próxima G.I Joe. Star Trek es una nueva obra que no solo hace homenaje a lo anterior, también otorga la oportunidad de que un nuevo público disfrute y se aventure en un universo fantástico en el que cualquier cosa puede suceder sin hacernos exclamar “¡Qué jalada!”

trek 2009