The Uninvited

Titulada en México como “La maldición de las hermanas” esta película a pesar de no mostrar algo totalmente revelador es una buena sorpresa.

Enseñando las típicas sospechas sobre un oscuro pasado, un terrible evento en la familia y como siempre, un personaje que en principio es más un intruso en la casa, The Uninvited maneja una primicia que a primera vista es y ha sido ya bastante usada, pero es en su forma de contar las cosas y el manejo de las escenas donde el espectador de pronto es envuelto en una ola de sospechas sin parar hasta el final de la cinta.

Anna (Emily Browning “Lemony Snicket: A series of Unfortunate Events”) regresa a su hogar después de un periodo en una institución mental a causa de un grave choque emocional. Cual es su sorpresa que al llegar, su padre, Steven (David Strathairn “The Bourne Ultimatum”) ha entablado una relación amorosa ni más ni menos que con la enfermera que cuidaba a su madre antes de morir trágicamente. De inmediato ella y su hermana Alex (Arielle Kebbel “The Grudge 2”) descubren que de pronto su hogar es transformado y apropiado totalmente por esta mujer que misteriosamente dice llamarse Rachel Summers (Elizabeth Banks “Zack and Miri make a porno) a quien lógicamente consideran alta de sospechas por su extraño comportamiento. Poco a poco notamos con el pasar de la historia, que ella desea fuertemente ocultar algo de su pasado mientras, las hermanas temiendo por lo que les pueda suceder, se dan a la tarea de tratar de reunir las pruebas suficientes para alertar a su padre quien mantiene su mente nublada ante tales y ridículas suposiciones.

La cinta, dirigida por Charles y Thomas Guard sabe mantener el suspenso en los ochenta y siete minutos de duración, las actuaciones son buenas y sobre todo el como se maneja y van contando los sucesos de la historia es lo que hace mantener el interés por parte del espectador quien continuamente estará temiendo por la suerte de las hermanas, la impotencia de sus alertas al padre, y sobre todo por las miradas desconcertantes y acusadoras de Rachel quien claramente no es inocente al cien por ciento. Típicas y simples escenas como una cena con invitados o una comida se convierten de pronto en oportunidades donde Anna resiente la forma en como la pareja de su padre la trata, comentarios acerca de su estancia en el psiquiátrico, jeringas en los cajones, un misterioso collar con una (al parecer) tétrica historia, hacen que una mirada con un cuchillo no pase desapercibida y que algo tan común como una plática en el pueblo, se convierta en oportunidad para una tragedia.

The Uninvited o “La maldición de las hermanas” no es una película que nos muestre cosas que no hayamos visto antes, pero sí es una que delicadamente narra los sucesos y muestra a los personajes de tal forma que uno fácilmente se adentra en la trama hasta el final. Para colmo de los males somos testigos de ciertas “pesadillas o alucinaciones” por parte de una de las hermanas, imágenes que de alguna forma le mantienen al tanto del verdadero secreto que Rachel esconde en su pasado. Poco a poco Anna y su hermana Alex descubrirán y se enfrentarán a lo que les aflige y les amenaza, pero ¿será demasiado tarde? ¿Su padre les creerá? Y sobre todo, que será de ellas cuando todo termine, cuando se finalice lo que empezaron.