The Unwritten

Las desventuras de Tom Taylor siguen mientras trata de saber más acerca de su pasado en esta serie de cuatro partes.

Concluyendo (por decirlo de una forma) parte de la historia principal, este cómic escrito por Mike Carey no solo resuelve algunas piezas en el rompecabezas en torno a la vida de Tom Taylor, si no que además desvela un poco el continuo misterio sobre si este personaje es o no parte de un libro de fantasía (lo cual comenté en la reseña del primer número) al dejar leer entre líneas que la verdad no solo se encuentra formada por lo que nuestros ojos y sentidos captan del mundo, si no que también hay algo más, algo desconocido que en este caso abruma a Tom que por un lado tiene ideas comunes acerca de su confuso pasado, pues él presume ser adoptado, y otras más locas que dictan lo que todos los cientos de fanáticos creen, que en verdad Tom Taylor es Tomy Taylor, protagonista principal de los libros de magia y fantasía escritos por su padre.

Número a número la narración va creciendo en misterio y las imágenes presentadas por el artista Peter Gross ayudan en gran parte al desarrollo de la historia, pues no solo se trata de leer globitos de texto, también son las escenas y como estas se componen para dar una idea visual de ese mundo publicado por Vertigo Comics. Resalta de sobre manera como el “clima” de los sucesos pasan de una simple búsqueda a algo siniestro y un tanto perturbador, los tonos cada vez se vuelven más oscuros, los ángulos más cerrados dando la sensación de que los personajes en general están siendo atrapados por una fuerza desconocida contra la que no pueden luchar, ni si quiera el mismo Tom Taylor quien llega al punto de no saber que es lo verdadero, pues él más que nadie se esfuerza en ver solo el lado lógico de las cosas (por decirlo así)

Sin duda The Unwritten es un buen cómic, sabe mantener la curiosidad del lector al ir ofreciendo pistas pequeñas como para probar y hacer conjeturas. La forma de actuar de los personajes les brinda de personalidad con tan solo leerlos en una sola página. Y el desarrollo de la historia esta lleno de misterio; no solamente se trata de aclarar quien en verdad es Tom (o Tomy Taylor) si no que además algunos supuestos enemigos muestran tener una clase de artimaña, un plan donde ya todo esta marcado y lo que nosotros percibimos de ese mundo en el cómic se muestra como solo la punta del iceberg.

Si alguien me preguntara ¿qué es lo negativo en esta serie? Yo respondería que el desarrollo parece ser tan extenso y complejo, que no es una historia que pueda terminar por completo en estos cuatro números. Y lo malo de eso, claro, es tener que esperar para seguir leyendo.