Trailer: 2012

Parece que a Roland Emerich le gusta el fin del mundo, o es solo casualidad que está sea su segunda película con ese tema. En lo visual pinta bastante bien y es innegable que no se podría haber realizado esta cinta 10 años atrás. Pero la historia es otra cosa que por un lado muestra el asunto familiar de siempre “para identificarnos con los personajes” y por otro, se alcanza a vislumbrar otro aspecto con tintes de ciencia ficción, más allá del fin del mundo.