Welcome to Hoxford
hoxford

Dentro de una fría prisión de máxima seguridad, el terror espera silenciosamente bajo los tranquilos cielos de luna llena.

Algunas pesadillas se retuercen en las intrincadas memorias de Raymond, o como suelen llamarle “Ray” pendiente quizá a las ilusiones que le puedan mostrar eventos terribles de su pasado, él solamente se ha convertido en alguien sin percepción del mundo, vive separado de los humanos, de sus leyes y de sus horrores. Algunas pastillas contienen en esencia, su demencial personalidad asesina, ideas de que algo le espera con paciencia dentro de una catastrófica verdad ¿Quién es él? ¿Cual es su futuro? ¿Acaso existe un porvenir? Ahora está perdido. Un segundo es suficiente para reventar a alguien, para aplastar un cráneo, para destrozar un alma. Para quizá darse cuenta de que en verdad podría ser más fuerte que cualquiera… de pronto un siniestro camino esta por abrirse ante sus ojos, uno que dirige a Hoxford, una oscura prisión de máxima seguridad donde los más sanguinarios secretos son contenidos detrás de sus altos e impenetrables muros grises.

Es cuando Ray, sin aviso alguno, se verá sometido a una prueba que le demostrará quien en verdad es. Si acaso sobrevive.

Escrito, ilustrado y creado por Ben Templesmith, Welcome to Hoxford es una serie de cuatro números publicada por IDW. El arte sin duda es más refinado y profundo que en anteriores trabajos, como siempre, notamos el juego de los tonos rojos, azules y negros con líneas que de pronto cruzan por doquier demostrando así el salvajismo de cada escena. Sobresalen también (y como es costumbre) aquellos rasgos bien marcados que resaltan inmediatamente en cada tipo de miradas y de acuerdo al tipo de horror a las que comúnmente se someten. Nerviosismo, gritos de pánico, furia, descontrol, son las sensaciones que cada uno de los personajes que conforman esta historia nos hacen notar casi como si se tratase de una película antigua donde los monstruos acechaban a cada momento.

La historia en si es simple y directa, la narrativa igualmente siempre se mantiene con un cierto suspenso al demostrarle al lector que algo muy obvio anda mal con ese lugar llamado Hoxford, como en un cuento de terror, los diálogos y las miradas a cada instante dejan escapar una sospecha más, dejando que de alguna forma seamos impacientes de saber si Ray esta demente o no, si acaso las pastillas que ha dejado de tomar eran las que sujetaban la cordura de su persona o si la falta de estas son las que de pronto están dejando ver una realidad que va más allá de lo normal.

Sin duda Ben Templesmith tiene ya una firma en todos sus trabajos, la locura, el terror, el misterio y la desesperación son factores con los que claramente se siente a gusto a la hora de escribir, ilustrar una escena, o percibir un personaje, y en Welcome to Hoxford entrega una historia que al terminar, uno se queda con las ganas de saber más de ese terrible lugar, y de los acontecimientos con los que se desata un final donde no sabemos bien si ha sucedido algo correcto o no.

Cuadros manchados en rojos y negros de furia, tonos azulados de suspenso, colmillos, dientes, garras, dementes, asesinos, caníbales, alaridos de horror, miradas acusadoras, litros de sangre, pesadillas del pasado, y rompecabezas de piezas perdidas, todo esto y más conforman un lugar llamado Hoxford.

hoxford