Black Dynamite
black dynamite

Un carismático héroe deberá vengar la muerte de su hermano y además destruir una banda de criminales.

Quizá tan llamativo como el nombre, esta película estrenada en 2009 es ambientada completamente en la década de los setenta y recrea de forma asombrosa algunas de las películas de aquella época donde las persecuciones, los tiroteos, las malas actuaciones y algunos errores en guión hacían de algo simple, algo especial y difícil de olvidar.

Black Dynamite es un ex agente de la CIA y veterano de la guerra de Vietnam, luego de años de entrenamiento y una forma de vida que le ganara fama de un real “patea traseros y loco demente” parece vivir en paz. Claro, hasta que le informan que su hermano menor “Jimmy” es asesinado por la mafia; es cuando incluso la policía teme que Dynamite salga a las calles en busca de venganza. Asunto que se complica cuando nuestro héroe decide no solo esparcir sangre y golpes sino acabar con toda una banda de criminales.

Con un poco de sátira, humor violento, (como dije) malas y absurdas actuaciones, errores premeditados en el guión, escenas bastante hilarantes y cientos de líneas de diálogo que dibujarán más que una sonrisa en el espectador, Black Dynamite sin duda es una cinta que de pies a cabeza, tiene todo para ser memorable. Algo que lamentablemente no se reflejó en la taquilla, creando poca o inexistente distribución y propaganda para dar a conocer semejante esfuerzo por recordar un poco ese cine de antaño que era tan malo que era bueno.

Las actuaciones y sobre actuaciones son excelentes en todo momento, siempre brindando humor y surrealismo a cada momento que lo amerite. Algunos inmensos errores de cámara, cortes de escena, e incluso los diálogos se convierten en detalles muy bien manejados que se sobreentiende son adrede para plasmar un sentir genuino de “mal hechura” que mágicamente se agradece al entregar la vida que necesita cada elemento y segundo de la historia.

De ochenta y cuatro minutos de duración, dirigida por Scott Sanders quien también la escribe junto a Michael Jai White y Biron Minns (quienes actúan en la cinta) Black Dynamite refleja de inicio a fin un amor por hacer algo especial, algo que incluye elementos de banda sonora, fotografía, colores y matices, estilo de guión, actuaciones y más que entregan una película de tal estilo y presentación que sorpresivamente pasaría (por cualquiera) por algo creado en la década de los setenta.

La fotografía es muy lejos de ser perfecta si la comparamos a los estándares de hoy en día, imágenes sucias con tonos amarillos, bastante ruido y una saturación de colores refleja el uso del Super 16.

Al final Black Dynamite es una obra de sumo cuidado donde hasta el más mínimo error se ha calculado con precisión para entregar al espectador una experiencia como solo en el pasado se podía. Una película recomendable si buscas algo original para reír

black dynamite