Buzzard
eric powell

Una miniserie de tres números ¿qué posiblemente merece una oportunidad?

Un personaje maldito y condenado a una existencia rodeada de muerte, encuentra por casualidad una misión que podría darle la única satisfacción que realmente desea, morir. Una historia del tipo orígenes que muestra un poco más de este extraño que en The Goon da para comentar pero aquí, no tanto.

La miniserie en si se sostiene en mayoría por el monologo de Buzzard que continuamente narra la triste condena que sufre, mientras que los pocos personajes que aparecen tienen poca importancia a pesar de que se intenta crear un vínculo con el protagonista. Algo que finalmente no tiene sentido porque sus acciones no cambian en nada el curso de la historia o la perspectiva de Buzzard hacia el mundo o su existencia.

A pesar de eso, hay que aceptar que el desarrollo resulta interesante hasta el final donde el encuentro con la criatura antagonista y la resolución del problema resulta hasta cierto punto original, aunque sin mucho entusiasmo.

Las ilustraciones por Eric Powell son buenas pero no se comparan con su trabajo en The Goon donde realmente crea un placer con cada página. Lo que termina rematando este cómic que podría haber llegado a ser muy bueno pero termina a medias en todos los sentidos.

Luego de tres entregas uno se pregunta por qué no se incluyó esta historia como extra en la serie regular de The Goon (aunque seguramente lo hará en algún volumen recopilado) en lugar de publicar una miniserie independiente (aunque compartida con una historia sosa de Billy The Kid bleh)

Sobre todo porque intenta construir una base para explotar al personaje, pero en ningún momento lo consigue, simplemente es un capricho para super aficionados que realmente les interese Buzzard o aquellos que logren apreciar por completo este material.

Puede que mis comentarios sean exagerados, pero teniendo una serie original tan grandiosa, sería una incoherencia recomendar este cómic por si solo.

eric powell