Chimichanga
chimichanga eric powell

Del cliché a la originalidad con solo unos detalles que hacen de este cómic algo especial.

Al inicio aunque muy bonito gráficamente, la historia no dejaba ver algo demasiado atractivo, concentrándose en elementos que no hemos visto en exceso pero que son bien conocidos, parecía que sería solo “uno más” del montón de historias cirqueras con personajes raros y acontecimientos dramáticos.

Pero la primicia del primer número lo cambia todo al segundo y la historia que en un principio es tan común se revitaliza gracias a que el villano no es otro bicho raro y malvado, un banco o algo similar de lo que ya conocemos.

Ahora se trata de una empresa farmacéutica que en teoría no tiene nada que ver con un freakshow ¿cierto? Y con esa simplicidad se consigue dar un alivio fresco al asunto, claro que con una buena justificación para mantener todo coherente.

En cuanto a los personajes y demás, bueno lo más interesante es la niña y la creatura extraña llamada Chimi. Los diálogos aunque pintorescos no son realmente llamativos, pero adornan y completan bien en conjunto.

Lo mejor de todo son las ilustraciones por Eric Powell y quizá este sea un buen pretexto u oportunidad para acercarse a lo que hace sin demasiado riesgo o trabajo, después de todo son solo tres ejemplares y no una colección que por el momento no parece tener fin (The Goon) aunque creo que en cuanto a contenido no es cercano a lo que ha conseguido con su serie principal.

A final de cuentas es un cómic entretenido que al darle suficiente atención se le pueden notar algunos detalles divertidos, aunque difícilmente puedan matar de la risa.

chimichanga eric powell