Daredevil Black & White #01
daredevil black white

Lo que podría haber sido y lo que es ¿Un intento por emular lo conseguido con Batman hace años?

Este número especial publicado recientemente contiene tres historias, de las cuales la tercera está en prosa y solo acompañada por dos ilustraciones, así que en teoría la fuerza debería caer en las primeras dos siendo este un cómic…

En 1996 DC comenzó a publicar lo que hasta ahora son 3 volúmenes de Batman Black & White, antologías que reúnen a muy variados autores (Ted McKeever, Bruce Timm, Sam Kieth, Tim Sale, etc) para plasmar su interpretación no solo de lo que es Batman, también de puntos que en cierta forma no aparecen por lo regular en las series comunes. Lo que hace de esta serie algo único y valuable.

Por desgracia el asunto con Daredevil no es así y no confundo que se trata de un personaje de Marvel. Pero comenzando por el título y el enfoque, es claro que asemeja lo anterior al primer vistazo, pero sin mucho éxito tomando en cuenta que se trata de un ejemplar especial y no una miniserie.

La primera historia es obvia desde el título “Second Sight” y la primera página donde Matt Murdock visita a un cirujano que afirma le puede regresar la vista.. Creo que todos imaginamos lo que sucedería si Daredevil recuperará la vista ¿verdad? Así que el desarrollo aunque bien manejado termina por ser incluso bobo.

En cuanto a la segunda “Secrets and Lies” se puede comentar que la idea es interesante pero el meollo del asunto es nuevamente tonto al punto que hace preguntar “¿En serio, ese es el secreto tan confidencial que guarda Kingpin?” Porque uno creería que debe ser algo verdaderamente revelador del personaje, algo que muestre una faceta que no se aprecia de su construcción general, pero no, es algo tan obvio y esperado…

Así que al llegar a la tercera historia “Game Room” uno realmente pone en la balanza si vale la pena leer todas esas líneas para terminar igual de decepcionado. Pero sorpresa, esta historia es más interesante e inteligente que las dos anteriores juntas. Ann Nocenti consigue que sus líneas sean suficientes para querer volver a abrir el cómic y saltar las primeras partes como si fueran un mal chiste. La descripción que hace de Daredevil aunque esperada resulta fresca y el relato que continua solo nos hace preguntar por qué no se dedicó todo el número a esta parte y en cambio se presentó de forma apretada y en prosa al final.

En fin, si se tratará de una miniserie posiblemente habría salvación pues una antología nunca es perfecta para cualquiera, pero tratándose únicamente de este material, la recomendación es buscar Batman Black & White en lugar de perder casi todo el tiempo con esto.

daredevil black white