Dust Wars #01
dust wars

¿Pueden un montón de robots en figuras de colección hacer una transición al mundo del cómic?

Image Comics publica el primer número de tres sobre una historia donde la segunda guerra mundial está acompañada por mechas armados hasta los dientes, una sexy chica, un héroe al parecer despreocupado y un montón de nazis para matar.

Originalmente creado por Paolo Parente en “Paolo Parente´s Dust”, esta serie de figuras de colección, libros de arte y juego de rol; ahora es adaptada de una forma más “publica” al mundo del cómic con una historia escrita por Christopher “Mink” Morrison y arte de Davide Fabbri.

Koshka es una comandante que al parecer desea terminar la guerra para al fin reunirse con su padre, cosa que se complica cuando recibe la orden de iniciar un asalto contra un lugar que se presume contiene una serie de mechas nazis tan avanzados que podrían acabarlos a todos en un abrir y cerrar de ojos. Una misión casi suicida en la que llevará a sus hombres a una lucha incierta de la que podrían no salir con vida.

Sin duda un contraste alto con el personaje femenino de Koshka es el sargento americano Slacker quien en lugar de concentrarse en la época que viven se la pasa “de vacaciones” de una forma tan despreocupada que termina en la cocina partiendo zanahorias por dormir en horas de trabajo y hablar de forma “ligera” a otros oficiales de mayor rango. Una diferencia tal que seguramente hará singular el momento en que estos dos personajes unan fuerzas para derrotar al enemigo.

El arte es bastante colorido y el diseño de robots es retro y tosco (grandes máquinas con cañones ruidosos) en general el nivel de detalle es preciso y, aunque no comparte otros estilos visuales como el presentado por Radical (en sus historias similares) deja con buen sabor de boca al lector que por cierto, valorará más el cómic si ya es un tanto fan de este tipo de máquinas de acero y demás elementos.

En lo personal no es muy innovador el tema de la segunda guerra con mechas y una Alemania amenazante por todos los ángulos, tampoco el tipo de personajes que uno supone acabarán en redes amorosas o al menos afectivas, sin embargo Dust Wars entretiene y hace querer enterarse del final de esta historia… tarde o temprano… supongo.

dust wars