How to train your Dragon
how train dragon

Una película animada para todas las edades, que no solo es divertida también inteligente y con sorpresas hasta el final.

Me parece curioso que al tratarse de películas animadas, se le da al estudio el titulo de creador y en base de eso se califica la producción de buena o mala, lo cual es completamente erróneo, pues sería como decir que todas las películas de Universal son buenas, o todas las de Lionsgate son malas. En este caso, incluso en los anuncios se llegó a mencionar “La nueva película de Dreamworks” y creo que hasta cierto punto le da una mala imagen, por cintas anteriores que han sido opacadas por Pixar (y volvemos a lo mismo) Lo bueno es que el público se ha animado a verla y parece que todos tienen la misma opinión, es encantadora. Pero hay más que eso.

De Chris Sanders y Dean DeBlois, quienes trabajaron juntos anteriormente en Lilo & Stitch y Mulan, llega esta cinta (adaptada de un libro con el mismo título) que abarca varios temas como el orgullo, el deber, la confianza, el aprendizaje y sobretodo la amistad. Contado a través del acontecimiento que cambia la vida de un chico vikingo al relacionarse con el dragón más peligroso y desconocido de su tierra, Furia Nocturna… luego conocido como Chimuelo.

En general la historia presenta algo normal y de lo que sabemos en un inicio lo que podemos esperar, pero conforme avanza, la información en pantalla demuestra una estructura bastante bien pensada y cada detalle se convierte en una pieza para mantener en aumento el nivel de expectativa. Hasta el punto en que al enfrentar el pico dramático y la resolución, se siente la veracidad del momento y no un “por arte de magia” como estamos acostumbrados a presenciar.

El diseño de los personajes principales es de lo mejor que puedo recordar últimamente, no solo visualmente, también por sus características psicológicas que los hacen ser tan diferentes aún cuando todos son casi exactos por su vestimenta y rasgos físicos. Al contrario de los dragones que son completamente distintos, pero similares en comportamiento. Puede que algunos sientan un vacio por otros personajes un tanto abandonados en cuanto a atractivo en pantalla, pero funcionan eficazmente como apoyo para sostener lo realmente importante.

Chimuelo por su parte, representa a la perfección una criatura viva con la variedad de expresiones que tiene, su comportamiento físico, los sonidos salvajes que produce y solo faltaría el olor. Pero aún así no se roba la película y eso es algo positivo, porque no se trata de “La película de Chimuelo” donde la audiencia debe ser enajenada por un personaje bonito, es solo la pieza crucial por la que cambia de una u otra forma la vida de todos los personajes.

Extra a todo esto se encuentra la acción y no me refiero a las peleas, sino a que los personajes y la trama están en movimiento continuo, no hay escenas o secuencias inservibles donde no pase nada. Siempre aparece algo que alimenta el desarrollo aunque se trate de una conversación, un chiste o un detalle.

Así que How to train your Dragon es una película divertida, visualmente atractiva, con una historia y personajes bien construidos, y que seguramente es de lo mejor que podremos ver este año. La prueba será si a final de año el publico la recuerda por lo que es, o se olvidara en un mar de productos animados sin sustancia, pero con monitos bonitos.

how train dragon