Kick-Ass (cómic)
kick-ass

La violencia no tiene edad, y la edad no tiene nada que ver con la búsqueda de justicia y… un poco de emoción.

Ocho números publicados por Marvel. Una historia que se resume claramente en ¿Por qué todos quieren ser como Paris Hilton y nadie como Spider-Man? ¿Por qué la mayoría busca la fama, el lujo y el dinero y pocos (o nadie) ofrecer la ayuda y el bien sin esperar nada a cambio? Y ¿Por qué los súper héroes solo existen en los comics?

Huesos rotos que se asoman del cuerpo, cortadas sangrantes esparcidas como mordidas de piraña, piel morada y negra de tantos golpes, cabellos despeinados, sudor ácido lleno de cansancio, ropas tan sucias y rotas como si un camión te hubiese arrollado, nudillos enardecidos cual fuego y un par de ojos repletos de una inagotable fuerza, mirada que revela que a pesar de todo, aún se puede dar un golpe más, aún se puede proferir un sonido de batalla, uno que hable sobre estar dispuesto a dar todo y no esperar nada a cambio, uno que dentro de un segundo, cambie las cosas a mejor para alguien más, alguien desamparado o en peligro. Esto es Kick-Ass, un cómic que de forma brutal y salvaje te arrastrará de un disparo al mundo del adolescente Dave Lizewski, que un día descubre lo que en verdad quiere hacer con su vida. Ser un superhéroe.

Escrito de manera excelente por Mark Millar (Civil War, Wanted, The Ultimates) no hay una sola página, un solo diálogo en este cómic que no contribuya a seguir leyendo de inicio a fin lo que Kick-Ass (nombre del personaje principal) nos cuenta. Es una historia trágica, satírica, de comedia, amor, incomprensión y búsqueda. Una que de pronto, de la noche a la mañana pasa de contar sobre vidas monótonas a algo totalmente fuera de lo común. Un chico que decide luchar (arriesgando su vida) por todos aquellos que corran peligro. Aquí no hay poderes, no hay armas secretas ni elementos altamente tecnológicos, solo mucho valor y el deseo de convertirse en alguien especial para sí mismo y los demás. En todos los sentidos posibles.

Entre las ilustraciones de John Romita Jr. (Iron Man, Uncanny X-Men, Amazing Spider Man) somos testigos de todo lo que tiene que pasar Kick-Ass en medio de una gama de tonos que van desde muy claros hasta saturados (dependiendo la ocasión) la diagramación es muy buena y ciertamente los ángulos en momentos de acción elevan siempre lo que sucede, creando así una sensación más amplia de los héroes de este cómic y sus hazañas donde por cierto no siempre salen sin algún rasguño, de hecho se podría decir que si algo caracteriza esta serie es el compromiso con el público por mostrar las cosas tal cual son (en la mayoría de las ocasiones) cuando se decide jugar de esta forma con la suerte, pues recordemos, estos son personajes “reales” que se hieren, sienten y sufren como cualquiera de nosotros. Algo que tanto en arte como narrativa escrita, hace brillar a Kick-Ass como algo poco visto. Si, aquí los héroes sangran como nunca.

Huesos rotos, ropas rotas, piel rota, manos rotas manteniendo una mirada desafiante que dice “no podrás vencerme” es lo que cuenta el interior de las páginas en cada número de esta historia que patea traseros de inicio a fin agregando condimentos de dolor, esperanzas, y la interminable lucha del bien contra el mal. La búsqueda de un súper héroe ha comenzado, como terminará y a donde le llevará dependerá de sus acciones. Y sus errores. Esto es Kick-Ass.

kick-ass