Trick r Treat (cómic)
trick r treat

O como puede una adaptación mediocre y mal ejecutada, arruinar casi por completo la imagen de una gran obra…

A finales del año pasado comente lo buena que fue la cinta original por Michael Dougherty, además de como había salido del agujero en el que se encuentran casi todas las películas alusivas a la festividad de Halloween. En cambio ahora y aunque no es una sorpresa realmente, su versión adaptada a cómic es casi pésima.

Todos sabemos que no se puede esperar demasiado de una adaptación, no importa si se trata de trasladar una obra del cine, la literatura, el cómic, o los videojuegos, a cualquiera de los otros medios mencionados, nunca vamos a quedar satisfechos.

Pero en esta ocasión siento que fue peor porque no se trataba de retratar un drama humano sobresaliente, efectos audiovisuales sorprendentes e intransferibles, o acción y diversión sin pausa. No, se trataba de una antología de relatos relativamente sencillos, cotidianos y con todos los elementos para ser ilustrados.

Sin embargo, solo el último trabajo vale la pena completamente en el aspecto visual, pero no lo suficiente para recomendar este título. De inicio a fin es obvio que la historia es lo mismo, no hay ninguna sorpresa para quien (espero) haya visto la película, pero es peor para quienes no la hayan visto porque personajes que se cruzan en varias historias (casi todos), son irreconocibles de un capítulo a otro por el estilo de los dibujantes seleccionados.

Es más, creo que hay errores en la diagramación que van más allá de “no ser los ángulos de cámara o planos utilizados en la película” y hacen que se pierda todo interés o coherencia en lo que se está viendo-leyendo. Ni que decir de la interpretación de algunos diálogos que expresan cosas totalmente distintas al material original.

Como mencione, solo el último capítulo es valioso, es más… después de los tres anteriores creerás que estás viendo el grial. Bueno quizá exagere, pero no es raro que este cómic haya basado toda su promoción en el trabajo de Fiona Staples a la hora de mostrar imágenes, que falsamente creaban la ilusión de un trabajo que mantendría el mismo nivel durante toda su extensión.

Aunque no todo es malo y tampoco quiero parecer un troll hater, seguramente habrá alguien que simplemente no le agrade el color de plastas digitales con Blur y Burn/Dodge. O crea que por unas cuantas páginas e ilustraciones entre cada capítulo (que también son rescatables) vale la pena añadir esto a su colección.

Por fortuna a pesar de que la mayoría de las adaptaciones y traslados son pésimos, existen algunos otros títulos que si han sobrepasado las expectativas como Halo: Helljumpers. En cuanto a Trick r Treat, lo mejor que pueden hacer es disfrutar la película y si les gusta mucho, buscar el libro del “making of” algún día cuando olviden este material impreso, si es que no toman en cuenta mi recomendación de evadirlo.

trick r treat