American Horror Story
american horror story glee creator

Quien podría decir que una serie sobre una casa embrujada sería tan intrigantemente buena… sin también mencionar tétrica.

Ryan Murphy y Brad Falchuk escritores y productores de series como Nip/Tuck, Veritas: The Quest y una de sus últimas y populares creaciones: Glee, presentan ahora una historia de horror, suspenso y misterio sobre una casa maldita donde toda aquella persona que la habita termina muerta.

Capitulo piloto transmitido por el canal FX de una hora de duración que levanta las expectativas a encontrar algo verdaderamente bueno, no solo por sus momentos de horror sino además por la perfecta atmosfera que transmite tanto la casa como los habitantes alrededor de ella; personajes siniestros que reflejan muchos secretos que a través de los años se han acumulado para dar a pensar si estos no son peores que la casa en sí, o la maldición a la que han sucumbido personas desde la década de los veinte.

Vivien, Ben Harmon y su hija adolecente Violet se han mudado de Boston a Los Ángeles para tratar de reconstruir sus vidas y específicamente el matrimonio entre la pareja, luego de ver varias casas descubren una última donde al final de la muestra por parte de la vendedora quedan informados que en dicha propiedad hubo un homicidio donde las víctimas eran niños. Sorpresivamente la pareja antes de decir nada, Violet exclama que “la compraban” es decir, seguramente después no podrán quejarse que no fueron advertidos. Con ojos entre asombro y nerviosismo la dueña escucha la decisión, días después la mudanza termina.

Sin embargo el asesinato es solo una pequeña parte de los misterios de la antigua casa y mientras la historia se desarrolla notamos otros personajes que intentan convivir casi a la fuerza con la familia Harmon, personas que sonríen de forma siniestra y que hablan en distintos tonos de voz como si intentaran cubrir horrores en el pasado. De esto tanto la familia como el espectador dan cuenta de ello, comenzando así a construir un velo tétrico que habla de un hipotético peligro en el futuro.

Por si fuera poco Ben Harmon trabaja de psiquiatra y atiende a sus pacientes en un despacho en su hogar… pésima decisión cuando conocemos a un chico con altas tendencias homicidas que habla más que de sueños de matar a todas las personas que le sean amigables (en serio, WTF) quien luego al parecer siente una atracción por Violet; en fin, una peligrosa mezcla que seguramente en poco tiempo explotará para entregar algo un poco horrible… más tarde en este mismo episodio.

Mensajes que dictan específicamente “Ustedes morirán”, apariciones fantasmales que muestran más que los niños asesinados, si no también criaturas más jóvenes o viejas, vecinos con miradas tétricas, una ama de llaves que no es lo que parece y que sin duda inyecta intriga a la historia, un paciente con tendencias psicóticas esquizofrénicas y paranoides; aunque esto último podría aplicarse a toda la familia Harmon, hablando claro que todo sea por trastornos mentales… cosa que obviamente no lo es cuando entra en escena otro personaje que advierte a Ben sobre el terrible futuro que le espera a él y su familia si continúan viviendo es esa casa.

American Horror Story podría decirse es más que una Amityville o Haunting in Connecticut ya que los horrores no se remiten a la casa, sino además en otros personajes; es una buena sorpresa sin duda dicha serie y funciona de forma perfecta desde su inicio, aun hablando de un tema tan explotado y más por el cine Estadounidense. Una historia que al menos en este primer episodio deja muchas pistas a desarrollar y que plantean más que simples espantos en una casa embrujada, de hecho es un enorme punto que se trate de una serie pues lo normal es que hubiese sido un largometraje la opción para narrar los desafortunados sucesos que giran en torno a la familia Harmon y la antigua casa.

american horror story phantoms glee creator glee