Blinky TM
blinky bad robot horror

Un corto de doce minutos con más carisma y personalidad que películas enteras de dos horas y altos presupuestos.

Blinky puede ser el mejor amigo de cualquier niño, la compañía de toda persona y alguien dispuesto a ayudar en la casa en todo momento y sin preguntas; Blinky continuamente está de buen humor, sonriente y sobre todo siempre perceptivo a las emociones y las órdenes que se le encomienden… así que cuidado con eso.

Dentro de un futuro (quizá no muy distante) las compañías han comenzado a vender todo tipo de organismos mecánicos, desde mechas de guerra, asistentes y lo más nuevo, un pequeño androide al que su principal objetivo es servir de compañía a los niños que simplemente desean tener un amigo.

Anunciado como “lo último” Blinky siempre está listo para recibir órdenes con el único rostro que tiene, uno de gran sonrisa, lamentablemente y como suele suceder, algunas cosas no son para todo mundo. Es cuando un amigo artificial se puede convertir en la peor pesadilla.

Dirigido y escrito por Ruairi Robinson quien anteriormente trabajara en otros cortos, ahora presenta una historia trágica sobre frustraciones, ira y soledad, sentimientos que son experimentados por Alex un chico que ha comenzado a percatarse de la caótica relación que tienen sus padres, una de gritos y malas caras que obviamente se descargan a la mínima oportunidad, detalles que Alex absorbe y no tarda en reflejarlos hacía su mecánico amigo.

De doce minutos de duración, el corto es a mi parecer, realmente bueno, no por sus buenos efectos visuales, ni por tratarse de un sci-fi, si no por la muy ágil narrativa y presentación de cada uno de los personajes. En este caso Blinky, la estrella del “show” roba todo el carisma de forma constante y sorprende como un objeto de rostro casi estático puede mostrar personalidad (aunque esta sea artificial) una simple frase como “listo o no, allá voy” pasa de un tono amigable a uno tétrico en su forma de comprensión (ya que el androide no modifica su tono voz) y cambia la perspectiva que marca en un inicio donde verdaderamente notamos una tierna compañía que cambia a “un algo” del que no sabemos si ha cobrado capacidad de razonamiento o si en realidad ha cumplido una orden. En todo caso, este “Bad Robot” como también se le ha llamado, es sumamente interesante.

Creo que todo fan de la ciencia ficción no se puede perder dicho corto, los efectos visuales están bien logrados y como he dicho ya, la historia, la presentación de personajes y desarrollo brindan tal atmósfera que (al menos en mi caso) desearía que pronto el mismo autor pueda extender una historia en forma de largometraje, en fin, algo que podría ser, en el peor de los casos, una especie de Chucky contemporáneo o algo por el estilo. Sin duda Blinky es un androide al que será difícil de olvidar.

bad robot blinky android kill family corto