Carbon Grey
steam punk carbon grey

Tres impresionantes números repletos de un arte steam-punk salvan lo que puede ser una historia bastante enredada.

Publicados por Image Comics, es una historia escrita nada más y nada menos que por cuatro personas, Paul Gadner, Hoang Nguyen, Khari Evans y Mike Kennedy, con ilustraciones de Kinsun Loh (además de Khari Evans y Hoang Nguyen), juntos entregan un trabajo digno de verse… al menos.

Con un primer número realmente prometedor, es prácticamente seguro que cualquiera quedaría enamorado de las ultra detallas ilustraciones y brillantes diseños que en cada una de las páginas se albergan. La historia comienza con un alto grado de acción en medio de una batalla en los aires, la dramática muerte (o asesinato) de un líder y el escape de una de las hermanas Grey (mujeres que por generaciones han protegido al ahora fallecido); con esto dicho es obvio que una de las hermanas es culpada de traición y por lo que ahora se verá envuelta en una serie de persecuciones por parte del ejército y su propia familia.

De inicio la historia es interesante y parece simple, pero no lo es, lamentablemente los dos últimos números (y parte del primero) están narrados sin alguna dirección precisa, continuamente se está cambiando de lugares, personajes y se habla de distintos eventos, logrando de esta forma una lectura torpe que más de una vez ocasionará que el lector relea una página e incluso deba regresar varias para terminar de comprender lo que sucede. En este sentido y hablando en un tono personal, existe continuamente un sentimiento de poco espacio para contar la historia, tres números no son suficientes y más hablando de que hay elementos bastante buenos e interesantes como para narrarlos de forma apresurada.

Aun así y para quienes tengan calma en la lectura, Carbon Grey es muy bueno (ya que se le comprende) y lo mejor, el arte en los tres números, para quienes gusten del estilo steam-punk, es claramente sorprendente, desde los diseños en personajes, artefactos, e incluso una mera expresión, hasta la diagramación y ángulos de las ilustraciones harán que el lector olvide quizá el cierto hastío de estar leyendo lentamente y repasando lo que se intenta comunicar; de hecho el acabado artístico es tan bueno que uno podría caer en la tentación de asimilar la historia por las imágenes.

Una historia que promete, que pasa muy rápido, que responde las preguntas del lector pero que desvela nuevas incógnitas sobre otros eventos sin resolver o que permanecen en el pasado de los protagonistas… pero tranquilos, para los posibles interesados, Carbon Grey apenas muestra la punta del iceberg en sus tres números lo que se traduce al “mágico” y famoso “continuará” lo que también significa una oportunidad para recuperar el control de la narrativa, cosa que todos agradeceremos.

carbon grey comic steam punk art