Dead Snow
dead snow nazis zombies

¿Es algo para dar miedo? ¿Risa? ¿Es una cinta de horror repleta de un humor involuntario?

Una hora y media de litros, litros, litros y litros de sangre al por mayor, es más, pareciera que aquí compraron con descuento. Una asegurada lluvia de color rojo que brota más de las interminables oleadas de zombis que de los protagonistas humanos. Y por cierto… el gore también está incluido.

Cinta de origen Noruego dirigida por Tommy Wirkola que… bueno, al grano, es interesante (no aburre en ningún momento) que cuenta con una casi nula historia y que guarda su atención en muchas escenas llenas de clichés, diálogos típicos, zombis y un “retorcido” humor que por cierto, comienza como a la media hora del comienzo de la película. Oh si, según entiendo esta se trata de una “comedia” sin embargo pareciera parece que en algún punto la intención era asustar… o algo así.

La historia trata sobre siete estudiantes de medicina que van de vacaciones a una cabaña en medio de la nada (Oksfjord Noruega) y claro, obviamente cuando la fiesta comienza a ponerse buena son interrumpidos por el ataque de unos zombis Nazis que por alguna extraña razón han despertado en la búsqueda de un tesoro recientemente encontrado por dichos estudiantes. De aquí la cinta se llena de sangre y desmembramientos de una forma que no pasan ni cinco minutos sin que alguien o algo sea mutilado de cualquier forma posible.

Ahora lo que estas personas deberán hacer es sobrevivir a toda costa y sin perder el juicio. Dicho esto, claro que algunos pierden la razón, otros corren a buscar ayuda y bueno, otros se convierten en “Rambo” y de una “Dead Rising manera” comienzan a destrozar zombi tras zombi.

Una moto para nieve armada con una ametralladora de la segunda guerra mundial, alguien con una sierra eléctrica, otro con martillos y hachas… palos, rifles, e incluso los puños desnudos serán las armas para defenderse de un grupo de despiadados zombis que rápidamente aumentan en número (¿alguien dijo cientos?) hasta prácticamente salen de todas partes.

Son muchos los momentos que caen en risas, ¿a quién se le ocurre prender un zombi de fuego? ¿Porque luego de una hora en que los personajes están chorreados, bañados, empapados en sangre y viseras zombis, se preocupan por una simple mordida temiendo una infección? Escenas ilógicas, diálogos obvios, y muertos vivientes que sirven para carne de cañón son esparcidos hasta el final sin misericordia alguna. En general momentos extrañamente agradables para quienes buscan algo de “acción zombi” pero que no llegan a más.

En lo personal una cinta que pueden ver o no, da igual, no aporta algo al género pero sin embargo no es una basura. Lo que sí es verdad, es que siempre habrá alguien que se preguntará que a pesar de estar catalogada como “comedia”, ¿en verdad esa era la intención desde el principio? o ¿fue saliendo en la marcha? O quizá, ¿se trató de un accidente? Creo nunca lo sabremos, lo que sí es seguro, es que se divertirán… y quizá imaginen una secuela. Ahora sí, ¿miedo?

zombies nazis dead snow horror