Death Race 2
death race 2 autos

Precuela que narra el origen del temerario conductor de carreras “Frankenstein” en una prisión de máxima seguridad

A pesar de salir directamente en DVD y Blu-ray la producción no se queda detrás de la cinta con Jason Statham como protagonista, incluso va un poco más lejos mostrando más escenas de acción y una historia que da más profundidad al enigmático conductor enmascarado.

En 2008 aparece un “remake” del film de 1975 titulado “Death Race 2000” uno que tomó se podría decir lo más básico de aquella película de culto, autos con armas integradas, persecuciones mortales, medios de entretenimiento insensibles a la violencia y un piloto llamado Frankenstein del que se decía, era casi inmortal al escapar numerosas veces de las garras de la muerte en medio de extraordinarias batallas automovilísticas.

Elementos que de la mano del director Paul W. S. Anderson (Event Horizon, Resident Evil) se convirtieron en lo más llamativo, claro, sin olvidar aquellos bólidos de acero que competían hasta la muerte en esta ocasión, dentro de una prisión de máxima seguridad que transmitía sus carreras para entretener a una audiencia y ganar dinero en publicidad. Con mucha acción, explosiones y “pestañeos” de una historia, Death Race cumplió para entretener y mostrar persecuciones creadas con efectos visuales casi de “vieja escuela” algo que saltaba a la vista entregando así un realismo digno de una película de carreras.

Sin embargo faltaba por contar sobre el primer conductor enmascarado y al igual que el origen de las carreras de la muerte, de aquí parte Death Race 2, una cinta en forma de precuela, esta vez dirigida por Roel Reiné y escrita por Paul W. S. Anderson.

Carl Lukas “Luke” es un piloto experto en realizar escapes de la policía que trabaja para Markus Kane (protagonizado por Sean Bean). Pero luego de un asalto que termina en la muerte de algunos oficiales y una peligrosa persecución en medio de la ciudad, Luke es atrapado por la ley y llevado a la prisión “Terminal Island” donde no solo deberá sobrevivir a varios intentos de asesinato, sino además participar en peleas Death Mach (las cuales son televisadas), todo va “bien” hasta que el público se comienza a aburrir, es cuando se busca una forma nueva de entretenimiento más brutal, las carreras a muerte.

Con la participación de actores como Danny Trejo, Luke Goss, Ving Rhames y el mencionado Sean Bean, la cinta a pesar de salir directamente en formato físico (uno pensaría que esto es una mala señal) cuenta con un buen presupuesto que no solo es reflejado en el reparto, sino además en la buena fotografía y en las escenas de acción (más variadas y extensas), en esta ocasión las persecuciones también son en ciudad y todo lo que esto conlleva, los autos son igual de espectaculares y se muestran varios momentos en cámara lenta para “apreciar mejor la destrucción” en medio de flamas, disparos y saltos acrobáticos.

Las actuaciones son regularmente buenas (no esperen una cinta de arte) y la historia sin duda es más completa (al presentar un amplio panorama de lo que sucede) y claro, dramática, después de todo somos testigos de un “accidente” mortal del que nacerá el primer Frankenstein, un piloto que mas tarde se transformará en el ícono de Death Race.

carrera de la muerte 2