Frozen
frozen movie

Hora y media de tres amigos abandonados en una telesilla en medio de la montaña. Donde el único escape posible parece ser la muerte.

Una historia llena de suspenso que no dejará a nadie inconforme y que encuentra su fortaleza encontrando como algo tan simple puede convertirse en un helado infierno lleno de peligros.

Dirigida por Adam Green, cuenta sobre tres amigos protagonizados por Emma Bell, Shawn Ashmore y Kevin Zegers los cuales deciden pasar algunos días de sus vacaciones en una montaña con instalaciones para esquiar; todo es prácticamente perfecto, el día pasa bien para los tres amigos, sin embargo al llegar la noche aún existe el deseo de seguirse divirtiendo por lo que deciden ir y pedir un último viaje; aún con la advertencia del encargado al comentarles sobre una tormenta que se aproxima.

Siendo una cinta de suspenso, es obvio que por alguna razón los amigos se quedan varados, colgados de las alturas en medio de la montaña, a la mitad del camino y sentados en la telesilla. Y por más tonto y simple que parezca, la historia comienza a tomar un rumbo bastante inquietante sobre la suerte que habrán de correr los protagonistas al notar que las instalaciones son desalojadas por el personal para volver al finalizar el fin de semana. Abandonados en la noche y con unas bajas temperaturas, el espectador será testigo de los peligros que se habrán de enfrentar.

Congelamiento, animales salvajes, heladas ventiscas, desesperación y algunas ideas bastante ilógicas sobre el cómo escapar y buscar ayuda se convierten en momentos bien manejados que convierten a Frozen como una película que con un bajo presupuesto, y poca necesidad de gore logra transmitir la urgencia y el peligro que enfrentan este grupo de esquiadores a los que el tiempo rápidamente se les termina al notar como las temperaturas siguen descendiendo, lo que esto provoca y la casi imposibilidad de escapar de aquella silla colgada en las alturas de una montaña abandonada, de la que comienzan a salir animales a la espera de cualquier error.

Una de esas cintas que pasan desapercibidas y que por supuesto no entran en competencia con las grandes súper producciones. En lo personal una que merece ser vista en compañía de los típicos comentarios de “¡No puede ser! ¿Por qué? y el ¿Cómo no lo hizo antes?!” en fin, una que no te dejará verla en tranquilidad.

frozen movie terror