Hobo with a Shotgun
hobo with a shotgun horror violence

Una película que desborda violencia de todo tipo en cada segundo de sus noventa minutos de duración.

Solo para mayores de edad y aún así, solo para quienes puedan soportar una historia donde continuamente pareciera se pone a prueba al espectador escena, tras escena tras escena, tras escena.

Dirigida por Jason Eisener y protagonizada por Rutger Hauer en su papel de Hobo, la historia cuenta sobre un ciudad llamada Hope Town que por el crecimiento de las pandillas y delincuencia organizada se ha hundido en la desesperación total de sus habitantes a tal punto que el término “Hope” es reemplazado por un “Scum”

La ley no puede (y en algunos casos no quiere) detener al que pareciera es el dueño de tal lugar, The Drake (Brian Downey) gobierna y reparte caos junto a sus dos hijos Ivan y Slick (este último el más sádico y violento) sin embargo con el transcurso de la historia estos tres personajes se toparán con Hobo, quien al inicio se encuentra asqueado de la corrupción y falta de ayuda por parte de las autoridades; dentro de un momento clave decide defender a una prostituta de nombre Abby y luego de una pelea donde los hermanos salen libres y Hobo mal herido, este se convierte en se podría decir, el único amigo de Abby y el vigilante de las calles.

El mundo de Scum Town es extremadamente violento, e inmediatamente uno se percata del “clima de la película” es allí cuando entra el juicio del espectador entre no seguir viendo o quedarse para saber el desarrollo de los eventos.

Vemos como en Hobo el sentimiento de “malestar” crece rápidamente y se transforma en un odio, una aberración completa por todo lo que acarrean básicamente estas tres personas hacia los ciudadanos, es allí cuando explota en ira y con la ayuda de una escopeta sale a matar a sangre fría a todo aquel que represente una amenaza para la paz y el bienestar. Rápidamente se esparce la voz de lo que está haciendo este “hombre sin hogar” y los ciudadanos comienzan a aplaudirle e idealizarlo por sus acciones. Los criminales comienzan a dejar las calles, sin embargo aún faltan los dos hermanos y su padre, es entonces cuando la violencia se encrudece y sube el listón de lo que se puede soportar. Claro, hablando que desde comienzo las cosas ya estaban verdaderamente mal.

Por desgracia luego de un terrible suceso la población se pone en contra de las acciones de este vigilante y decide comenzar a asesinar a cualquier hombre sin hogar. Una vez mas, subiendo la violencia de la ciudad, llevando al caos, el peligro y mas eventos en cadena que solo traerán desdicha y muerte a todos.

Lo repito, Hobo with a Shotgun no es una película para cualquier público, contiene una constante violencia de todo tipo, cuando no es gráfica, es verbal y las escenas gore realzan y plasman lo terrible de la historia y lo que viven sus personajes. Sin embargo todo tiene una especie de control, siempre se deja al espectador en el filo de lo insoportable y grotesco para entrar en una “calma” momentánea que luego nuevamente sube a tal punto que reta al público de alejarse de la cinta.

Basada de un corto ficticio aparecido en la Grindhouse de Tarantino y Rodriguez (al igual que Machete) esta producción presenta una fotografía y estética bastante colorida y llamativa de un indudable estilo ochentero, algo que junto a la narrativa, la crudeza de las violentas imágenes, un lenguaje ofensivo y mucha desesperación por parte de los personajes, la convierten en una cinta que muchos encontrarán de culto… en lo personal, mucho, mucho mejor que Machete. Bastante recomendada para los seguidores del cine “Grindhouse”

hobo shotgun grindhouse