Jack Brooks: Monster Slayer
jack brooks monster slayer

Quizá intentando rescatar aquellas “horribles” películas de la década de los ochenta, viene esta cinta de humor y bajo presupuesto

Jack es un estudiante que también trabaja de plomero, sufre de los nervios, es bastante susceptible e irritable y cuando era chico mientras acampaba en el bosque, fue atacado por unos monstruos que sin piedad le arrebataron a sus padres y hermana.

De noventa minutos de duración, y con la presencia de Robert Englund famoso por su legendario papel en A Nightmare on Elm Street como Freddy Krueger, esta corta película de monstruos empieza bastante bien y luego simplemente termina.

Dirigida por Jon Knautz, sin duda es bastante notable que el prácticamente nulo presupuesto para maquillaje y criaturas es una forma de remarcar el humor de la historia (o así quiero pensar) que ya de por si empieza por la presentación de Jack Brooks, un plomero (no, no como Mario) que se la pasa acudiendo al psiquiatra para tratar de equilibrar su mal temperamento, de estas sesiones Brooks recibe el consejo de encontrar algo, una vocación que le permita liberar y dirigir toda esa ira contenida crecida desde su infancia.

Y “como anillo al dedo” prácticamente por accidente surge una terrible fuerza demoniaca que de forma inmediata se apodera de su profesor de química, el señor Gordon Crowley (interpretado por Robert Englund) quien dentro de varias escenas comienza una desagradable transformación justo en medio de la clase, así es como algo que los estudiantes encuentran como grotesco, como una rara enfermedad, luego son testigos de una transformación a una cosa más monstruosa y que les perseguirá por los pasillos del colegio hasta someterlos y convertirlos en demonios.

Una historia bastante ridícula que sumada a monstruos de plástico, tentáculos de hule, maquillaje, despeinadas pelucas, malas actuaciones, sobre actuaciones y un ímpetu por mostrar cada vez mas escenas absurdas y peleas mal coreografiadas demuestra que lo horriblemente feo puede ser en verdad entretenido al menos para atascarse de palomitas y tomar como broma todo lo que vemos en pantalla… hasta su fin.

Personalmente la película comienza bastante bien, tiene en su inicio muchos momentos graciosos que rozan lo estúpido e introduce de buena forma a Jack Brooks, sin embargo su desarrollo como personaje pudo ser más explotado, creo esta era una buena oportunidad para ver un plomero mal encarado abatiendo demonios con tubos, llaves inglesas y demás utensilios, algo que por un momento se cumple y que luego de unos instantes comienza a cansar para terminar con alguien muy muy lejano a lo que llamaba la atención desde el título y lo que se mostraba en el tráiler.

Algo mal hecho y horrible lleno de tonto humor que se disfruta por unos instantes en el inicio y que se transforma (al igual que los monstruos) en una cosa extraña, deforme, que uno desea haber admirado hasta su desenlace como una horripilante película de grandes y ridículas proporciones que nos dejaran un culpable gusto por querer ver más y como no, quizá la espera de una igualmente asquerosa secuela.

En fin, para todos aquellos fans de cintas ochenteras con chicas voluptuosas, situaciones mal logradas, argumentos fallidos, malas actuaciones, monstruos de otros mundos, tomates asesinos, y peinados a la moda, es tiempo de seguir esperando…

monstruos jack brooks plomero