Paul
paul simon pegg nick frost superbad

Una comedia sobre un par de amigos en medio del desierto y un extraterrestre que quiere regresar a casa.

Hay alienígenas malvados que desean apoderarse de nuestro planeta, también están los que quieren nuestros cerebros, los que desean devorarnos sin piedad, los que simplemente matan y destruyen todo a su paso, los tiernos que ansían volver a su hogar y luego esta Paul, un “visitante” común y corriente de otro mundo que no deja escapar un instante sin decir alguna obscenidad.

Escrita por Nick Frost y Simon Pegg, ambos escritores y actores de numerosas comedias como Hot Fuzz, Danger! 50,000 Zombies! (un cortometraje sobre cómo actuar en un ataque zombi) y Shaun of the Dead, ahora y bajo la dirección de Greg Mottola (Superbad, Adventureland) regresan con la historia de un “ET mature” que meterá en problemas a quien se cruce en su camino.

Clive Gollings y Graeme Willy (Nick Frost y Simon Pegg) son dos amigos “freaks” que han viajado desde Inglaterra para asistir a la convención anual de la Comic-Con, su viaje pasa con tranquilidad, sin embargo cuando deciden salir a visitar todos los sitios de importancia extraterrestre (avistamientos, encuentros, etc) son testigos de un accidente en carretera, algo que les mostrará que no estamos solos en el universo; Paul (como se ha nombrado el alienígena tras aplastar un perro de mismo nombre con su nave espacial) es un ser común, alguien que aparentemente iba de paso y que simplemente ha tenido un accidente, pero eso no es todo, su perfecta fluidez del lenguaje muestra que ha estado en nuestro planeta ya por mucho tiempo. Algo obviamente en contra de su voluntad.

Desde inicio de la cinta existen pequeñas dosis de humor, sin embargo al momento de la primera aparición de este singular tercer personaje es cuando los chistes comienzan, quizá al inicio un tanto repetitivos al hablar de demasiadas “incógnitas sobre situaciones sexuales espaciales, experimentos de zondas anales y demás” pero gratamente al pasar los minutos el humor evoluciona en formas más “amplias” que incluyen escenas bochornosas para los personajes (unas incluso hilarantes), algunos desnudos parciales (por parte de Paul) y en fin, situaciones que a más de uno le harán pensar que quizá es este el primo bizarro y bastante “guarro” de ET el extraterrestre.

Paul, una criatura construida a base de CGI que en todo momento marca una personalidad irreverente y cómica; las actuaciones son bastante buenas y para quienes conocen los trabajos anteriores tanto de este par de escritores como del director sabrán que esperar de dicha cinta, para los fans estoy seguro les será de agrado ver el tipo de dinámica entre personajes lo cual los hace más auténticos y por supuesto (hablando de) Paul marca una gran personalidad (será bruto, pero es un buen compañero).

En lo personal y a pesar de no esperar mucho, he descubierto otra cinta mas de Frost y Pegg que se convierte en mis preferidas de humor, como ya mencioné repetidas veces, para fans y de estos escritores y director, estoy seguro que no les será indiferente y que les hará pasar un buen rato.

paul nick frost simon pegg humor