The fighter
fighter

Una historia basada en un punto importante en la vida del boxeador Micky Ward antes de cumplir su sueño dentro del box.

Esta es una de esas pocas películas que de verdad vale la pena ver en el cine, aun cuando no tiene cosas extravagantes como extraterrestres invadiendo el planeta, el apocalipsis, robots gigantes u otras incoherencias alocadas en 3D.

Seguramente quienes han visto películas relacionadas al box como Million Dollar Baby o Cinderella Man o Rocky, igual que las presentadas bajo el clásico “basado en una historia real”, o simplemente historias donde el protagonista supera un desafío para convertirse en el mejor. No tengan un motivo inicial para querer volver a ver lo mismo y tienen la razón porque esta es una cinta que tiene todo lo anterior, pero lo que la hace valiosa y sobresaliente es la actuación y presentación final de la misma.

La mera introducción de Christian Bale como Dickie Ecklund, marca la pauta a lo que se puede esperar cuando entrega una actuación completamente diferente a cualquiera de sus papeles anteriores, y que en esta ocasión representa a la perfección las características de un personaje que pudo conocer la gloria pero sumergido en las drogas, es más causante de dolor que apoyo para su hermano, quien es el personaje principal.

Protagonizado por Mark Wahlberg, Micky Ward es un boxeador que se encuentra en una mala racha dentro de su carrera, pero que lucha en mayoría con la relación que sobrevive con su familia (que por un lado son una fuente de desmotivación aunque también su apoyo para boxear) y por otro lado la relación que mantiene con su novia y compañeros que desean ayudarlo externamente.

El resto del reparto tiene una actuación bastante nivelada y sorpresiva cuando se podría esperar que únicamente adornaran o exageraran cada escena para complacer a medias. Pero sobresalen la novia de Micky, Charlene Fleming (Amy Adams “Enchanted”), su madre Alice Ward (Melissa Leo) e incluso su entrenador Mickey O’Keefe (interpretado por.. él mismo)

La historia finalmente es la lucha de un hombre por alcanzar su sueño, mientras se debate entre continuar bajo la dura e incierta realidad familiar o una opción mejor pero que posteriormente demuestra características similares. Todo sin llevar el drama a un punto excesivo que resulte casi irreal.

Y puesta en escena a través de una fotografía descuidada casi documental o “en directo” para enaltecer esa sensación de realismo a todo momento, otro punto fuerte de la película al igual que la elección musical que por desgracia no se encuentra en el soundtrack, y actuaciones para no dejar pasar. El peleador, es una muy buena recomendación para disfrutar por su calidad en cada aspecto y no solo para este momento si no cualquier otro, porque no tiene esa molesta característica temporal como la mayoría de estrenos de temporada.

fighter