The Ward
the ward john carpenter

John Carpenter dirige una cinta de horror que principalmente… si, da horror, pero de una forma negativa

Escrita por Michael y Shawn Rasmussen, trata de una chica “Kristen” (protagonizada por Amber Heard) que luego de incendiar una casa es capturada por la policía y llevada a una institución mental, donde conocerá otras chicas quienes al parecer guardan un oscuro secreto.

Ambientada en la década de los sesenta la cinta entrega no solo una imagen fiel a la época (vestimentas, peinados, objetos, etc) sino además el ritmo de la narrativa es idéntico a las películas de aquellas épocas, algo que llamará la atención de algunos pero que molestará a otros por sus largas tomas, silencios y obviamente lentitud para marcar acontecimientos o desvelar algunos secretos de la trama. En pocas palabras un desarrollo lento que despierta aquellos clásicos momentos donde la música sube de volumen vertiginosamente, alguien grita y una cosa horrible aparece en primer plano.

Mencionando esto (y hablando personalmente) es claro que lo primero que llama la atención es el estilo de dirección e imagen que guarda la cinta, detalles que pueden o no ser de importancia, pero que al final quedan en olvido por una historia bastante sosa que intenta asustar por medio de imágenes, en este caso, un “fantasma” que comienza a asesinar a cada una de las pacientes y compañeras de Kristen (en total unas cinco chicas) que pasan sus días reposando sin ningún tipo de inconveniente… claro, excepto, la locura.

Otra razón para que más de uno se pregunte sobre que se está viendo es la confusa relación entre pacientes y doctores, y es que uno esperaría la clásica lucha de control y todo lo que conlleva, sin embargo este parece no ser el caso, todos los personajes se mantienen a raya dejando como único peligro la chica fantasma que por supuesto el personal de la institución no ve; claro, reafirmando que las chicas están locas ¿o no?

De apenas unos ochenta minutos The Ward (Atrapada) es bastante llamativa al menos inicialmente por su estética y ritmo, lo cual es gracias en mayoría a John Carpenter; pero la historia nunca sorprende más que con imágenes de horror, en mayoría la perspectiva es más de un capitulo de “Masters of Horror” o “The Twilight Zone” con la diferencia de que en estas series normalmente los episodios son interesantes.

Para rematar y si no gustan del spoiler dejen de leer por favor.

El desenlace aún siendo sorpresivo es muy obvio hablando del género, un recurso más que gastado. En efecto Kristen es solo una de otras personalidades (las demás chicas con las que convive) que dejan de existir, son asesinadas por el fantasma, la imagen real de una chica que años atrás hubiera sufrido un severo trauma y a la que esperan sus padres de ser liberada o dada de alta. Claro, ¿pero que sería de un final feliz? La clásica escena de “estoy curada” es repentinamente interrumpida por Kristen, la personalidad fuerte que se niega a desaparecer. Fin.

the ward amber heard