Batman: The Dark Night Rises
batman rises chistopher nolan bane tom hardy

Christopher Nolan da cierre a la trilogía del murciélago con bombo y platillo, y dejando el camino muy difícil a quien se aventure a hacer un reboot o algo parecido.

Ocho largos años han transcurrido desde que Harvey Dent (Dos caras) presuntamente fuera asesinado por Batman en las calles de Ciudad Gótica; el héroe enmascarado ha dejado de lado su lucha contra el crimen y extrañamente parece que el crimen organizado ha dejado de existir. Sin embargo una tormenta se aproxima, pues el pasado siempre termina cobrando factura.

Dirigida por Christopher Nolan (Memento, Inception, The Prestige) y escrita en conjunto de su hermano Jonathan Nolan, Batman, personaje creado por Bob Kane y Bill Finger en 1939 en la revista Detective Comics ahora termina y da cierre a una trilogía exacta donde prácticamente por vez primera se puede decir que las tres partes son igualmente buenas, con las misma calidad y compromiso al espectador, de una narrativa sublime y lo más importante, que cada una se esfuerza o consigue presentar las diferentes etapas no solo de un súper héroe, también de un ser humano con fallos y virtudes, que va aprendiendo mientras recorre el largo camino del héroe, todo para llegar a un desenlace de redención para sí mismo.

The Dark Night Rises muestra un Bruce Wayne agotado, fracturado y solitario que por ocho años ha dejado de luchar contra el crimen, es un hombre que a los ojos de su fiel amigo (y prácticamente padre) Alfred se ha convertido en una persona sin futuro y sin esperanzas de cambiar su estilo de vida, de alcanzar la felicidad y con ello la libertad de vivir sin el peso de estar siempre protegiendo a una ciudad, una que a pesar de mostrar signos de paz, guarda en sus entrañas una amenaza mortal, un enemigo a la espera del momento clave para su aparición.

Una guerra que se aproxima sin misericordia y que no solo pondrá a Bruce a una prueba extrema de fuerza física y espíritu, también una que convertirá la Ciudad en una zona de desesperanza al notar que por vez primera Batman pudiera no regresar jamás; afortunadamente una desesperanza que tanto al Comisionado Gordón (Gary Oldman) como al detective Blake (Joseph Gordon –Levitt) no les nubla la vista y más bien les entrega la fuerza suficiente para tratar de organizar un plan que devuelva la libertad y forje el camino para el regreso de cualquier héroe; lo cual sin avisar les transforma en aquella esperanza que todos esperan.

Una cinta llena de batallas y con personajes torturados por diferentes razones que harán lo que puedan para llevar a cabo sus planes, ya sean buenos o malos, una tragedia, una película de Batman donde este personaje se muestra además de cansado, invisible y que debe encontrar un nuevo propósito para luchar, sin duda la prueba más difícil para este personaje que como cualquier seguidor del comic sabe, se engrandece luego del casi mortal encuentro con el imponente Bane (Tom Hardy), un mercenario de oscuros secretos que se podría decir fue formado por la desgracia y a la cual ha sucumbido, la forma física que da quiebre al espíritu del murciélago para derrotarlo pero que también puede hacerlo más fuerte.

Otra de las grandes sorpresas fue la buena interpretación de Anne Hathaway como Gatubela, alguien que se muestra de forma misteriosa y que atrae a Batman casi de forma magnética, una mujer que bien puede ser la salvación o la perdición de Bruce y que trata de comprender la lucha o la forma de pensar de alguien que ha dado todo sin pedir nada a cambio a cada ciudadano de Ciudad Gótica.

Sin duda el viaje a terminado, la trilogía ha cerrado con broche de oro dejando al público unas obras que pudiendo estar en cualquier orden de preferencia, las tres guardan la misma calidad y esmero por todos los involucrados; en el actual caso, es obvio decir que la ausencia total del Joker (presentado por el difunto Heath Ledger) deja un pequeño hueco entre los criminales y locos de Ciudad Gótica, en lo personal un personaje que muy bien hubiese encajado en cierta escena de juicio “muerte o exilio” pero que es salvada por el Dr. Jonathan Crane (Cillian Murphy).

Al final Batman: The Dark Night Rises, es una película que obviamente ningún fan o seguidor de la trilogía se debe perder, a un nuevo público es una gran opción para dar curiosidad por el personaje y las pasadas dos cintas (además de la animación) y claro, que deja el incentivo de dar seguimiento al trabajo de Christopher Nolan quien por cierto trabaja junto a Zack Snyder (Dawn of the dead, 300, Sucker Punch, Watchmen, Ga´Hoole) en la nueva versión de Superman titulada simplemente Man of Steel.

Y como curiosidad ¿reportes de Alligator en las cloacas de la ciudad? En fin, que si Chistopher Nolan hace una cuarta seguro abría un buen giro.

batman 3 rises bane tom hardy catwoman