The Amazing Spider-Man
spider man sam raimi marc webb

Un “reinicio” de un sutil humor y buenos efectos especiales a las cintas dirigidas por Sam Raimi.

Como sucede con la mayoría de los súper héroes, o vengadores, o vigilantes (y más en estos tiempos) es bastante probable que haya personas que conozcan al menos los detalles importantes de cada uno de ellos, la muerte de los padres de Bruce Wayne, la juventud y símbolo de Superman y en este caso, la muerte del tío Ben y todo el drama que Peter Parker debe vivir en su adolescencia.

Y como buen héroe es obvio que pasa sus días en soledad y cuidándose las espaldas por quienes busquen saber su identidad secreta… en pocas palabras “ya sabemos de qué va la cosa” ¿o no?

Quizá un merecido “reinicio” luego de cinco años desde el arácnido de Sam Raimi, conocido director (se podría decir de culto) que sin duda brindó de personalidad a las tres cintas protagonizadas por Tobey Maguire y Kirsten Dunst; ahora en 2012 dirigida por Marc Webb (500 Days of Summer) y estelarizada por Emma Stone, Rhys Ifans, Denis Leary, Martin Sheen y Andrew Garfield como Peter Parker, el asombroso hombre araña regresa a la pantalla grande con tintes más serios pero guardando entre líneas el mismo humor y sarcasmo que todos los fanáticos de este personaje pueden esperar.

Comenzando por lo malo, para quienes conozcan este héroe o hayan visto las anteriores cintas, es claro que no habrá sorpresa en cuanto al tío Ben y todo ese mundo escolar donde se desenvuelve Peter, incluso la aparición de los poderes, es decir trepar por paredes, súper fuerza y demás se convierten en momentos bastante obvios que se salvan por la forma en cómo se presentan (no originalidad si no la construcción de las escenas y el humor) dando de esta forma una salida no sorpresiva pero si ligeramente refrescante a los espectadores; claro, a los pequeños o publico que no sepa nada de esto, Spider-Man es una película nueva y llena de sorpresas.

Dejando a un lado este “hate” que algunos podrían percibir, el misterio sobre los padres de Peter y el nuevo enemigo (de esta primera parte de una trilogía) sirven de contrapeso para las “cosas que ya sabemos” y el cambio de reparto es sin duda otra cuestión acertada entregando de esta forma actuaciones diferentes y como he mencionado ya varias veces, un nuevo humor que aun siendo igual (casi marca registrada de Spider-Man) tiene aires más sutiles en la ejecución tales como las frases sarcásticas y pequeños gritos de “emoción” (por nombrar ejemplos).

Los efectos visuales están muy bien logrados y algo que escuché varias veces y que en lo personal llamó mi atención, el extraño parecido entre The Lizard con Earl Sinclair de la serie Dinosaurios de 1991 y que sin duda es un tanto evidente, queda muy lejos cuando vemos que clara y obviamente los personajes son diferentes por años luz de distancia, aun así, imagino nunca faltará quien trate de tomar aquellas sonrisas y construir un chiste sobre aquello.

Como es costumbre Stan Lee (creador de Marvel) tiene una merecida aparición en pantalla, algo que a los fans les gustará ver y que se muestra en una escena bien lograda donde el CGI casi está presente en un 100%.

En lo personal y para seguir la línea y no hablar de spoilers, The Amazing Spider-Man es un buen regreso al cine, las actuaciones, el humor, los efectos y las historia están bien trabajados y aunque funcionan con elementos ya muy conocidos, la manera en cómo se presentan son por lo que el público se encontrará entretenido y disfrutando cada minuto de la historia, una donde además, tenemos un Peter Parker menos “nervioso” y más inteligente.

spider man 2012 reboot