The Darkest Hour
darkest hour aliens fin del mundo

Alienígenas invisibles invaden Rusia y como en todas las películas de este tipo… al final, bueno, ya saben.

Llamada también como “La última noche de la humanidad” es una historia con un inicial toque original, con unos extraterrestres a base de energía que de forma bastante sencilla y sin complicaciones comienzan a literalmente hacer polvo a quien sea se encuentren a su paso.

Dirigida por Chris Gorak y producida por Timur Bekmambetov quien trabajara de director en cintas como Night Watch, Day Watch, Right at your door y Wanted, The darkest hour es básicamente la historia de un par de programadores que estando de viaje en Rusia por razones de trabajo se encuentran de pronto en medio de una invasión extraterrestre a gran escala.

Introducidos en una secuencia que probablemente recordará a muchos a Skyline (de Colin y Greg Strause), es decir, numerosas formas de energía cayendo del cielo en silencio y una llamativa luz en este caso anaranjada, una noche de parranda es interrumpida por estos seres invisibles que solo se dejan ver cuando sus escudos de energía son revelados como una especie de camuflaje, el cual por cierto también funciona como arma. En este sentido se podría decir que dichos aliens son originales y el planteamiento en la forma en cómo se deben contraatacar en cierta manera también lo es.

Otro punto a favor es que la cinta transcurre en Moscú, lo cual brinda oportunidad a escenarios llamativos y que dan un descanso de tanto L.A. y New York como es acostumbrado en el cine que abarca dicha temática.

Los efectos visuales al momento de mostrar esferas de energía y cambios de visión, son por decir agradables y bien logrados, sin embargo distan de plasmar algo de alto presupuesto, claro, todo lo positivo se viene al suelo cuando uno mira el verdadero rostro de los invasores, el cual es totalmente “aburrido”, o sin chiste y eso sin mencionar que los efectos decaen estrepitosamente en una imagen sin texturas aparentes que salta a la vista en su falsedad y que continuamente saca al espectador de la historia.

Hablando de la historia en términos generales, es algo así como el típico “corre, corre” pero ahora con unas, en momentos terribles actuaciones, diálogos estereotipados (heroicos, trágicos y dramáticos) donde en la mayoría del tiempo uno se dará cuenta que un gato tiene más chiste que todos los personajes (si, un gato que aparece en la cinta) convirtiendo una hora y media en algo que en un momento pudo ser bueno y que por muchos factores quedó en casi nada.

Para los amantes de la ciencia ficción y acción extraterrestre, esta “Ultima noche de la humanidad” entrega en algunos segundos un poco de tensión, una que otra escena emocionante, cosas que pudieron llegar a mucho más, una historia muy muy simple (de hecho nunca se suele pedir mucho con este tipo de cine pero… vamos) que queda por debajo de otras recientes como Batalla Los Ángeles e incluso Skyline.

En general y en lo personal The Darkest Hour entretiene a quienes no pidan mucho o simplemente quieran pasar el rato, tiene ficción pero no mucha ciencia y de hecho los últimos segundos y final son realmente malos sobre todo hablando que no termina en algo concreto, si no en el típico “sigamos la batalla, ya sabemos cómo destruirlos”… eso más unas líneas heroicas y frases de patriotismo que suenan tan falsas y mal actuadas que casi darán vergüenza. Pero bueno, todo lo anterior no esta tan mal… mucho.

darkest hour