The Possession
the possession posesion satanica exorcismos

También llamada Posesión Satánica, o El Origen del Mal, es una cinta que presume estar basada en hechos reales.

Dirigida por Ole Bornedal y bajo una adaptación a guión por Juliet Snowden y Stiles White (escritores de la cinta del 2005, Boogeyman), es la historia en torno a una familia que luego de adquirir una misteriosa caja comienza a sufrir eventos siniestros que más tarde deberán ser resueltos bajo un exorcismo.

Una adaptación se podría decir casi libre, de la historia prácticamente publicada en eBay como nota en la venta de una caja de vinos llamada más tarde como “la Caja Dybbuk” en la cual son detallados numerosos eventos misteriosos (pesadillas, olores a podredumbre e histeria) cosas que, como originalmente se habla en el también libro de Jason Haxton, son acarreadas por esta caja que presumiblemente guarda un demonio o alguna entidad paranormal en su interior y que torturan día y noche a quien la posee; detalles que el vendedor detalla y alerta a quien se atreva a comprarla (bajo su propio riesgo); una historia que comienza en la época de la segunda guerra mundial y que llega hasta nuestros días, una maldición que sin duda llamó la atención del productor, escritor y director Sam Raimi para llevar a cabo una adaptación a la pantalla grande.

Sin embargo como he mencionado dicha película solo toma un parámetro de la historia original (la caja y el demonio) para en base a eso transformar los eventos y llevarlos a una familia (por supuesto ficticia) conformada por dos hijas (Em y Hannah) y sus padres en medio de un divorcio, Clyde y Stephanie (representados por Jeffrey Dean Morgan y Kyra Sedgwick) creando así un “núcleo familiar en tensión” con una hija adolecente, otra entrando en esta y dos padres que solo necesitan un pretexto para discutir.

Hablando de la cinta, la tensión al menos la primera mitad es bastante buena, las actuaciones sobre todo las de Kyra Sedgwick y Natasha Calis (Em) marcan un buen nivel de tensión y profundidad en sus papeles, y ciertamente crean una conexión entre los demás personajes, haciendo de la familia una imagen creíble que más tarde será aprovechada para dar un ritmo acelerado que obviamente lleve al exorcismo; Jeffrey Dean Morgan por su parte, personificando a un padre preocupado por sus hijas sabe llevar la narrativa haciendo que la película funcione en sus niveles de suspenso y drama.

Sin embargo si hay algo de lo que “cojea” esta posesión satánica es al momento de “mostrar lo mil veces visto”, una pena porque la tensión formada por la preocupación de los personajes, no por lo sobrenatural, si no por tratar de “sobrellevar los problemas personales” la adolescencia más el divorcio, prácticamente se va por la borda cuando toda la narrativa es centrada en hablar del inminente exorcismo el cual por supuesto es mostrado como ya muchísimas veces; ha llegado la hora de las maldiciones, vientos huracanados, gritos de horror, oraciones, contorciones y cambios en la iluminación, en fin, todo el repertorio de clichés que pueda haber.

En lo personal, siendo esta una película de horror (básicamente), los que busquen uno que otro susto no quedarán defraudados (bueno, claramente la idea ha sido asustar), desde el inicio cada momento que se pueda usar es aplicado, ya sea con los típicos “subidones de volumen” o las “sorpresas en tu cara” cosas que funcionan claramente, sin embargo aún al inicio cuando se lee “basada en hechos reales” es justo informar que esto es falso (salvo quizá por la caja y si esta en verdad existe), la adaptación es muy vaga por no decir nula , sin embargo la historia presentada es entretenida y contiene varios momentos bastante buenos gracias a las actuaciones y nivel de tensión por lo que sucede.

exorcismo possession posesion satánica