The Walking Dead: Temporada II
zombis walking dead serie frank darabont glen mazzara

Glen Mazzara sigue los pasos de Frank Darabont en esta segunda temporada para marcar un sombrío drama humano en medio del apocalipsis.

The Walkind Dead, originalmente creado por Robert Kirkman y el artista Tony Moore, desde su aparición en comic en 2003 no ha visto nada más que crecer su popularidad gracias al desarrollo de personajes y situaciones mortificantes en un mundo que cada día se hace pedazos bajo las lentas pisadas de la muerte; interminables hordas de zombis que solo son rebasados en peligro por la mente humana.

“Precaución spoilers adentro”

Sin duda la llegada al medio televisivo expandió los horizontes de dicho universo, todo un nuevo público que desde la primera temporada fue testigo de cómo un grupo de sobrevivientes ha tenido que luchar no solo para no caer en las garras zombis, también de no sucumbir ante pensamientos egoístas o palabras traicioneras de parte de otros; ahora, en este sin duda fulminante desenlace, su segunda temporada no solo termina cambiando las reglas de este grupo, además invitando al espectador a conocer un mundo aún mucho peor, lleno de desafíos y tragedias de todo tipo.

Shane Walsh, casi la segunda mano de Rick, ha visto su fin, no sin antes caer en la locura y desesperación de quizá formar parte de algo especial, la mala noticia, que su amigo Rick estaba en medio de todo eso; un personaje trágico que absorbió no solo el estrés de cuidar a un grupo, también de resistir toda la culpa de haber estado con Lori (esposa de Rick) una mujer que se podría decir, se lavó completamente las manos de este hecho como si ella se hubiese visto forzada, alguien que continuamente ejerció presión sobre su marido hasta prácticamente hacerlo reventar, por otra parte, una pieza importante del grupo y no olvidemos la madre de Carl, un niño que indudablemente ha perdido toda su inocencia en aquel mundo de muerte.

Pero ellos no son los únicos personajes importantes en dicha serie, y es que si existe algo por lo que The Walking Dead ha tenido su éxito es por su variedad no de situaciones de “alto riesgo y gore” si no por cada uno de los seres humanos representados desde papel y tinta hasta la pequeña pantalla, seres con vidas transformadas, quienes algunos se han adaptado naturalmente a este zombi apocalipsis dejando un poco de su humanidad detrás de sí, y otros que continuamente se aferran a lo que se podría decir, no tendrán en mucho tiempo o quizá jamás.

Sentimientos que pueden funcionar como herramientas de desconfianza para ellos mismos y otros (aparentemente como le sucede a Carol, luego de perder a su hija) algo que solo da como resultado un detonante al peligro; o cambios de personalidad como es el caso de Rick, quien luego de “enterrar” a su amigo se ha visto inundado por la presión de salvar a un grupo de personas, las cuales no en 100% le confían sus vidas y lo aceptan como líder, detalles con los que Rick deberá aprender a lidiar para convertirse o en un mejor hombre, o en alguien peor, desconfiado, frío y quizá hasta peligroso, tal como se vio a Shane. Como se puede notar, una tragedia que parece no tener fin, y que solo por meros segundos parece dar descanso a los cada vez menos sobrevivientes.

Como una especie de “intercambio” hemos visto la despedida de Dale Horvarth (o en pocas palabras, la moral y conciencia del grupo), por Hershel Greene (dueño de la famosa granja) quien sin duda a aceptado este cambio en el mundo y que se ha convertido en alguien suficientemente fuerte como para defender su hogar tan solo armado de una escopeta para enfrentar a una gran horda zombi, alguien dispuesto obviamente a dar su vida, armado de serenidad, aceptación de esta nueva realidad, cauteloso por no dejar de ser un humano, pero no temeroso de tener que usar la violencia para ayudar a sobrevivir a otros.

¿Qué más sorpresas veremos en la tercera temporada? Para quienes conocen el comic estoy más que seguro que no pueden esperar a esta, y para quienes se han visto “maravillados y absorbidos por los dramas de este trágico mundo” en el medio televisivo, bueno, pueden apostar que conocerán peores situaciones, personajes de cuidado y muy posiblemente el regreso de alguien dejado atrás desde la primera temporada alguien que infundirá un enfrentamiento que valdrá la pena ver.

En lo personal The Walking Dead es una serie que dentro de su género, está realmente lejos de ser una basura podrida; ahora esperamos que para los gamers, el anunciado videojuego sea tan bueno.

walking dead zombis everyware