Guerra mundial Z
world war z-guerra mundial z-zombis-brad pitt-novela-infestation-gore-peliculas de zombis

Grandes oleadas de zombis aparecen en la pantalla grande, en esta cinta producida por Brad Pitt.

Ya que los muertos vivientes estan de moda, que mejor que estrenar en este, casi verano, una nueva historia de horror, en este caso basada de la novela de mismo nombre; una historia que mantendrá al público al filo de la butaca.

Sí, sí, seguramente muchos pensamos que ya no hay nada nuevo en todo aquel escenario regido por zombis: vísceras, gore, violencia gráfica, groserías, machetazos, disparos y muchos, muchos gritos de desesperación por parte de los protagonistas mientras tratan de escapar en una clásica corretiza de un lugar a otro para finalmente encontrar la paz, la muerte o la solución a la infección. ¿Es este el caso de Guerra Mundial Z?

Dirigida por Marc Foster, quien trabajara de igual forma en cintas como Finding Neverland, Machine Gun Preacher, 007 Quantum of Solace y Stay, entre otras, Guerra Mundial Z demuestra la experiencia del cineasta y se nota que a estas alturas domina el trabajar con el suspenso combinado con el drama, abarcando temas literarios, verídicos y hasta filosóficos, para combinarlas incluso con el género de la ciencia ficción.

Tal es el caso de esta adaptación de la novela homónima escrita por Max Brooks (publicada en 2006), autor que anteriormente escribiera el Manual de Supervivencia Zombi o Zombi: Guía de Supervivencia, obras que, a diferencia de Guerra Mundial Z, se inclinaban un poco hacia la comedia mientras explicaban los más importantes pasos para resistir un ataque de muertos vivientes.

En fin, regresando al filme, hay que mencionar que éste funciona más como un visión personal inspirada en el libro, que como una real adaptación, sin embargo esto no es necesariamente malo, pues ciertamente la película funciona, y funciona bien.

A diferencia de la versión literaria donde la narrativa se basa en una sucesión de diversos testimonios de este “zombiapocalipsis”, la cinta maneja un personaje central, Gerry Lane (Brad Pitt), el encargado de sumergir al público en una sucesión de encuentros bastante abrumadores con los muertos que se niegan a morir y la población totalmente en pánico por las hordas de infestados.

Estos encuentros sirven como detonante en la trama de Guerra Mundial Z, de forma que desde el comienzo la tensión y el suspenso crecen con cada minuto; a mi parecer este es un recurso muy bien utilizado, ya que en pocas palabras, uno se sienta en la butaca y es obligado a inmiscuirse en el drama de forma inmediata, convirtiendo la narrativa en viaje dinámico lleno de adrenalina, algo que de manera audaz es aprovechado también con algunos momentos cómicos que dan al espectador un respiro de este mundo plagado de depredadores zombis que al parecer no se detendrán por nada… Claro, hasta que todos estén realmente muertos.

El largometraje sigue las peripecias del empleado de la ONU Gerry Lane, quien además de intentar poner a salvo a su familia es enviado por todo el mundo para averiguar si existe una posible solución a la infección mundial, y cuando decimos mundial es porque así es; Guerra Mundial Z aborda un enfoque global y este acercamiento enriquece la experiencia y le da un nuevo perfil al subgénero, no solo por tener una visión completa del conflicto, sino porque tenemos la posibilidad de observar distintos escenarios que llevan a muy diferentes encuentros; sí, aquí hay variedad, no estamos en una casa, un vecindario, un centro comercial o un pueblo, aquí se trata de algo mundial y esto es lo que le gente obtiene.

El director también aprovecha esta coyuntura para presentar algunos temas políticos actuales desde la óptica de cómo enfrentan diferentes gobiernos la amenaza zombi, por ejemplo, Israel defiende a sus ciudadanos detrás de una gran muralla, mientras que en Corea del Norte extirpan de su dentadura a la población para evitar posibles infecciones por mordedura.

Afortunadamente, el argumento no se queda allí e intenta dar pistas para que uno mismo trate de averiguar lo que está sucediendo y encontrar una solución, invitando al público a involucrarse mientras al mismo tiempo mantiene la expectativa al filo de la butaca, pues los zombis en Guerra Mundial Z son cosa muy seria.

Pareciera que alguien imaginó un escenario y dijo “pongamos zombis, muchos zombis y ahora veamos cómo sale de ésta”, es más, si alguien me preguntara donde he visto también algo así, puedo mencionar que el nivel de suspenso y acorralamiento es comparable al del videojuego Left for Dead (desarrollado por Valve), donde uno tiene que sobrevivir a oleadas de zombis; la diferencia es que el juego sólo es sobre matar y sobrevivir, mientras que Guerra Mundial Z agrega el toque inteligente en la narrativa.

Los efectos especiales, como se podría esperar, son bastante buenos e impresiona ver en spring diabólico a tanto cadáver; el maquillaje es igualmente ejemplar; la fotografía en tonos siempre pálidos toma elementos con poco color, algo que difiere en el desenlace, quizá para dar un respiro y entregar al espectador la liberación de tanta angustia.

Al final, creo que Guerra Mundial Z es una película que todos los aficionados del género, de terror, temas apocalípticos, suspenso y/o zombis deberían ver; no sólo es entretenida, sino que privilegia una narrativa inteligente para no depender de grandes dosis de sangre y violencia gráfica…yclaro, está atascada de zombis, sin embargo, muchos notarán que la conclusión llega de manera rápida y estrepitosa, de hecho se podría decir que apenas te estas limpiando la sangre cuando aparecen los créditos. ¿Habrá una versión extendida que nos explique algo más hacia el final? Esperemos que sí.

Una colaboración y reseña publicada originalmente en Anim-arte.com

wwz-world war z-zombis-blood