Big Ass Spider, o mejor dicho, reseña de una arañota

Dirigida por Mike Mendez y escrita por Gregory Gieras, Big Ass Spider es una aventura de hora y media que sabe entregar buenos momentos y que nunca se toma a sí misma tan en serio, lo cual es uno de sus puntos fuertes.

El argumento nos presenta Alex Mathis y José Ramos, dos héroes llenos de carisma y humor para enfrentar las situaciones más extraordinarias, quizá lo mejor de nuestros protagonistas es su facilidad para los diálogos ocurrentes mientras intentan aniquilar una araña de gran trasero, sin dejar de lado el tiempo para el romance con una chica en peligro.

Alex Mathis, interpretado por Greg Grunberg, es un exterminador con cierta experiencia, viaja de un lado a otro con su camioneta lista para acabar prácticamente con lo que sea, sin embargo en uno de sus encargos es herido, por lo que acude a un hospital donde conocerá al policía de seguridad José Ramos (Lombardo Boyar), un hombre simple que toma todo con cierto humor, cosa necesaria cuando por azares del destino, deben mostrar su experiencia y valentía para atrapar una extraña araña que yace en alguna parte del hospital. Pero no todo termina allí, pues dicho arácnido pronto dejará ver a nuestros héroes que inmediatamente comenzará a crecer en tamaño convirtiéndose así en una amenaza que involucrará al ejército y el típico bombardeo inminente. Sí, igual que en la mayoría de las cintas de este tipo.

Obviamente y desde que uno ve el trailer se percata que esta “arañota de culo gordo” es quizá otra película de esas que últimamente están de moda, sin embargo si hay algo que salva a Big Ass Spider es el humor, algo que te mantendrá pegado a la historia hasta su desenlace, prácticamente tan solo son necesarios diez minutos de tu atención para quedar atrapado entre líneas bobas, escenas tontas y casi “monos araña”, pues Alex y José, cada uno a su forma te mostrarán que pueden ser un verdadero equipo como Batman y Robin, preparados para casi todo y no dejándose controlar por el temor mientras luchan casi cuerpo a cuerpo con esta criatura de ocho patas que insiste en comer más y más gente.

Naturalmente los clichés están presentes en todo momento, el típico ataque de misiles, la chica en apuros que de pronto se enamora de uno de los héroes, el loco general que no le importa terminar con vidas humanas, el científico experto, los reporteros y muchos extras dispuestos a ser devorados son de las cosas que verás a lo largo de la historia, escenas típicas que ya uno sabe de memoria porque lo hemos visto tanto en producciones de este tipo como en las de grandes presupuestos (si, nadie se salva); claro que aquí es diferente ¿porque? pues porque en ningún momento la película se toma en serio a sí misma, de hecho estoy seguro que el reparto se divirtió enormemente mientras filmaban muchos de los absurdos instantes durante la historia, como he mencionado, el humor y el carisma entre los personajes principales son la clave del éxito.

Los efectos especiales… creo que solo este tipo de cintas tienen esa mezcla de “me importa un bledo si se ve falso” y aquí no es la excepción, por algunos instantes veremos alguna que otra secuencia medianamente bien lograda, para saltar de pronto a una muestra de CGI prácticamente sin texturas ni efectos de iluminación, por otro lado el maquillaje y lo que parezca una maqueta esta mejor logrado, claro, nunca llegando a la calidad de una súper producción pero tal y como se ve aquí, parece que nunca fue intención deslumbrar en este apartado, sino en mantener un espíritu de película clase B he incluso entrando en los territorios del subgénero Z, un estilo que emergiera a fines de la década de los cincuenta y que nunca ha dejado de existir, de hecho se podría decir que en los últimos años ha tenido un buen repunte gracias a los tiburones, los monstruos bizarros y en algunos casos los zombis y los vampiros (no, no estoy hablando de Crepúsculo, si no de Lesbian Vampire Killers)

Ahora ¿es recomendable Big Ass Spider? al final de todo depende mucho de lo que estés buscando, como suele decirse en gustos se rompen géneros y en esta clase de cintas el dicho es más importante que nunca, yo recomendaría la película a quienes son fanáticos de las Sharknado y demás bizarradas, pero si eres bastante curioso y te gusta el trailer aquí mostrado, puedo decirte que difícilmente quedarás defraudado, solo recuerda apagar tu cerebro, y tener una buena dotación de palomitas, pizza, papas o lo que más te guste y claro, la compañía es importante; en lo personal lo que más me agrada de este tipo de cine es que nunca hay momento para estar callado pues siempre te mantendrás en la crítica debido a todas las tonterías que se ven… así que en verdad, puede ser divertido. Al menos yo me la pasé bomba.