Call of Duty: Advanced Warfare | Reseña

¿Qué se hace cuando la franquicia de juegos de disparos más famosa del mundo se encuentra entre tantos competidores realmente buenos? Se reinventa, no hay de otra. Pero ¿qué se hace cuando ya te “reinventaste” y el resultado no fue lo esperado? No sé, pero tomar las ideas más descabelladas puede ser el inicio.

Call of Duty: Advanced Warfare

Este es el intento desesperado para no sucumbir ante Destiny, Titanfall, Killzone: Shadow Fall o Halo Master Chief Collection. Nuestra reseña disipará todas sus dudas respecto a la última entrega del odiado/amado shooter.

Para empezar, olvídense de todo lo que vieron en Call of Duty: Ghosts, pues a pesar de que fue bueno a secas, nos vendieron una obra maestra y nos entregaron lo que muchos ya estamos acostumbrados a ver, algo medio chafa, por lo que al iniciar con el impresionantemente realista vídeo de introducción, Call of Duty: Advanced Warfare ya me había emocionado –y no tuvo nada que ver mi afición por los juegos de disparos- pues sentía que en verdad lo que venía estaba por provocarme ganas de ir al baño. Y sí, los gráficos de COD son mucho más detallados y realistas que cualquiera visto en la serie, contando no sólo las caras, movimientos, clima, polvo, agua, fuego, etcétera, sino también los detalles por los que se merece alabar a un juego, como reflejos, luces, trayectorias en el caminar de la gente, sangre, profundidad. Sí estimados lectores/gamers, Call of Duty: Advanced Warfare inunda de plomo a cualquiera de los títulos de la saga en cuanto a sus gráficos.

Entre tanta pólvora y casquillos de balas, debe de haber una historia, y hago hincapié en que el guión sale sobrando en ocasiones como ésta, no traten de buscar un pretexto para vaciar cartuchos contra el enemigo, sin importar el “quién” ni el “por qué”, sin embargo Call of Duty: Advanced Warfare podría tener una buena historia después de todo. Siendo soldado élite estadounidense, es la muerte de un amigo y pérdida de nuestro brazo izquierdo, lo que nos obliga a dejar las armas y prácticamente al ejército. Es ahí donde el presidente de Atlas nos contacta para ser parte de su “equipo de trabajo”. Atlas es la corporación de mercenarios más grande del mundo, quienes no obedecen bandera, colores, razas ni otros motivos más allá del dinero, y me refiero con “grande”, por el nivel más estúpidamente avanzado de tecnología con lo que cualquier ejército quisiera contar. Son Atlas los líderes en el mercado y principales prestadores de servicios para las naciones carentes de una fuerza militar capaz de contener al enemigo. Estos tipos traen todo, están armados hasta los dientes y su capacidad está en ciertas ocasiones, hasta exagerada. Pero eso no me importa cuando nos ponen en las manos unas armas dignas de reventarle la mica al Master Chief o cualquier Helghast.

Power changes everything

“El poder lo cambia todo” es el eslogan con el que Call of Duty: Advanced Warfare se anuncia, y es por eso que cuando empezamos a usar los diversos juguetes proporcionados por Atlas, nos damos cuenta de que este juego efectivamente es muy diferente a lo anterior. ¿Misiles teledirigidos? Cosa del pasado. ¿Granadas expansivas? Taaaan 2014. Me suena más entretenido una granada capaz de pintar a los enemigos para detectarlos incluso a través de las paredes. O escopetas de sonido, para aturdir a los contrarios. ¿Saben qué? Granadas con pulso electromagnético para esos molestos drones voladores. O quizá sería más apropiada una metralleta capaz de disparar a los blancos señalados sin necesidad de apuntar, y con una pared de por medio. Sí, quizá esas armas les hagan sentir el poder de COD. Aunque también para evitar flaquezas corporales, tal vez sea recomendable un exo-esqueleto para darnos fuerza, abrir cualquier tipo de puerta, saltar mucho más alto y por si fuera poco, suspenderse en el aire para que las caídas no duelan. En fin, el arsenal a nuestra disposición puede ser el mismo de otros juegos, pero con la diferencia de tener varias mejoras ciertamente exageradas y hasta fantasiosas, pero no olvidemos que este título está recreado en el año 2054 y a como va avanzando la tecnología, no dudaría ver de estas armas en ese tiempo.

¿Y el multiplayer?

En cuanto a los modos de juego tenemos cuatro –pero nomás tres valen la pena-, siendo la campaña meramente para divertirnos con nuestra mala/pésima/horripilante puntería –la mía al menos-. Esta modalidad nos da la oportunidad de practicar con todas las armas disponibles o que vayamos agarrando sobre la marcha, entender a los rivales, nuestros movimientos, el exo-esqueleto y aprender de manera magistral cómo lanzar los tipos de granadas disponibles en cada mano. Recomiendo encarecidamente aventarse la campaña en “Difícil” o “Veterano”, las dos primeras dificultades nomás sirven para el desbloqueo de trofeos/logros, no más. Sean valientes, se van a divertir como enanos. Enanos armados y peligrosos. Chuck Norris enanos básicamente.

Luego está el modo supervivencia cooperativo, donde con otro amigo enfrentaremos varias oleadas de rivales en modo local, con una buena cantidad de escenarios a desbloquear conforme avanzamos, aquí no siempre se trata sólo de matar y ver correr sangre por las venas destrozadas en los cuerpos sin vida de aquellos que osan atacarnos. No. No se trata sólo de eso, sino de desactivar bombas, atacar drones, recoger información regada por el escenario, entregar pizzas antes de los treinta minutos, etcétera. Si se lo preguntan, tampoco nos prepara para el mundo real, es un modo más bien para divertirse con un cuate e ir calentando los dedos para lo que se viene después.

¿Y qué sigue después? Ya lo saben, el modo online. Ese maldito modo donde toda la pericia, aprendizaje, habilidad, velocidad, capacidad y ferocidad, no sirven para nada pues ahí están los verdaderos expertos poniéndonos en nuestro lugar –a menos que ustedes sean esos expertos-. En mi caso me eleva el estrés jugar así, pero me encanta pues al llegar ahí ya sé que no ganaré, debido a que sí me dará varias lecciones para dominar cualquier otro modo en el que me aventure. Si ustedes buscan retos verdaderos, es bien sabido que cualquier Call of Duty tiene un nivel bastante elevado para competir, sin embargo no lo recomiendo jugar antes de la campaña, pues podrán aburrirse debido a la baja en el nivel de combate.

Caras vemos, expresiones no entendemos

Ahora, es poco probable que nunca hayan visto ni un tráiler de Call of Duty: Advanced Warfare, y también lo es que no sepan de la presencia de Kevin Spacey en la historia, el actor conocido por la película de “American Beauty” y ahora con la serie “House of Cards”. Él es el mismísimo director de Atlas y aunque la voz nos convenza de sus palabras, no podemos evitar notar los altibajos de las expresiones faciales. A veces parece que se está riendo, a veces enojado pero nunca bien detallado. Si no se moviera el modelo, sin duda parecería ser él mismo, desgraciadamente no es así cuando empieza a hablar y se nota la carencia de músculos en la cara. Por otro lado es imposible no percatarnos de que nuevamente Troy Baker (The Last of Us, Bioshock Infinite, Batman Arkham Origins) aparece como el protagonista, prestando todo su cuerpo, cara y voz. Sobra decir de la gran actuación con su voz, así como ya nos tiene acostumbrados.

En la descripción podría parecer que esté alabando mucho a Call of Duty: Advanced Warfare, pero mis intenciones no son las de aventar flores a un juego que en lo personal, me ha decepcionado en ciertos tramos de cada versión probada. Sin embargo tampoco puedo negar lo vertiginoso que resulta ser, emocionante, impresionante en varias ocasiones, lo bien que se ve, lo bien que se juega y lo correcto que se siente como un juego ya viciado en cada entrega. AW no hace justicia a la mala fama de COD, como lo dije en un principio, lo reinventa como debía esperarse, más aun después de ver los shooters actualmente en moda. Esta vez Activision acertó en agregar a Sledgehammer Games pues encontraron la fórmula de lo que en la actualidad nos gusta a los gamers. Dejaron de lado tanto sigilo, tanta precaución para maniobrar y se aventuraron a una batalla donde simplemente no se dejan de oír los disparos, explosiones, destrucciones, gritos, enemigos y tecnología de punta. Puedo decir con gusto, que Call of Duty: Advanced Warfare decepciona, pues todos esperábamos un churro, y resultó ser un grandísimo shooter.

Call of Duty: Advanced Warfare esta disponible en Xbox One, Xbox 360, Playstation 3, Playstation 4 y PC.