Diario de manejo de The Crew, día 1.

Para ser el primer día, definitivamente fue más intenso de lo esperado… y accidentado. No me extraña chocar varias veces, realmente no soy buen conductor, sin embargo me defiendo cuando he recorrido varias millas detrás del mismo volante. Me acostumbro pues. Cualquiera lo logra. Sin embargo un coche de este tipo me ajusta bastante bien por ser pesado, con buena velocidad y con la combinación de colores que más me gusta, naranja y azul oscuro.

Andar en las calles manejando sin rumbo es algo demasiado poco atractivo para mi, por lo que revisar el mapa es preponderante si deseo mejorar la experiencia, así que algunas carreras por las afueras de la ciudad con autos deportivos, son sin duda la mejor opción para conocer el entorno y pisar bien el acelerador. Afortunadamente mis pocas habilidades sirven para perder dos veces la carrera por malos cálculos en algunas vueltas demasiado cerradas después de larguísimas rectas, pero vale la pena reiniciar la competición pues cada derrota es aprendizaje de tu máquina, al menos así me funciona, y de paso aprenderse el trayecto.

Sin embargo estas son carreras propias del juego, necesitaba adentrarme en la historia e ir conociendo más por qué estoy en un auto. Por desgracia el asesinato de mi hermano provoca que me metan a la cárcel y todo gracias a unos cuantos policías corruptos que me culpan por su muerte. Años después salgo gracias a una detective del FBI deseosa de atraparlos, pues forman parte del 510, un grupo de organizadores de carreras clandestinas dedicados a robar y hacer contrabando de todo. Mi misión, si decido aceptarla, es entrar a las carreras, hacerme de su confianza y dar el golpe desde adentro.

He aceptado.

Troy es el primero a quien debo de convencer de mi supuesto compromiso con el grupo de 510 y hasta lo he salvado de una persecución policiaca bastante entretenida, pues hasta helicópteros ayudan a las patrullas que alcanzan excelente velocidad, al grado de hacer complicada la huida en varias ocasiones. Sin embargo terminé escapando, salvando a Troy y de paso ganándome su confianza.

Nota personal: debo buscar más persecuciones fuera del camino, eso de andar detrás de algún enemigo de la 510 en la playa, matorrales, bosque, tierra o hasta sembradíos, muestra el verdadero potencial del mundo abierto que se me tiene permitido explorar. Y además pone a prueba mis dotes de conductor. Y al límite.

Les digo, mi primer día y ya tuve la oportunidad de chocar con varios postes, árboles, edificios y por supuesto, vehículos estacionados. El daño es fatal, pero afortunadamente me permite continuar no sin antes ver que efectivamente el auto queda en estado bastante precario, abollado, rayado, con algunas partes caídas o vencidas. Vidrios rotos por todos lados.

Primer día en The Crew y después de liberar varios eventos al hackear antenas de telecomunicaciones y andar por la carretera a toda velocidad, puedo decir que fue un día bastante bueno.
Nos vemos mañana querido diario.