Digimon All-Star Rumble | Reseña

Publicado por Bandai Namco, desarrollado por Prope y disponible para las consolas Xbox 360 y Playstation 3, se trata de un título que quizá pueda divertir por unos cuantos minutos… o al menos un par de horas.

Recordando el pasado

Todos o, al menos la mayoría seguro recordamos las mascotas virtuales Tamagotchi, bueno, pues Digimon comenzó como un producto basado de esto y de nombre Digimon Virtual Pet, algo que obtuvo su popularidad en 1999 con el lanzamiento de juguetes y la serie de anime Digimon Adventure.

Dicho universo gira entorno al llamado Digimundo, un lugar que como su nombre lo indica, es digital y está habitado por criaturas (los Digimon) hechas con bits de información. Estas criaturas al igual que Pókemon pueden evolucionar para hacerse más fuertes ya sea absorbiendo datos de sus enemigos o simplemente por el paso del tiempo y el número de especies distintas puede llegar a los mil.

Si llevamos esto a un juego de peleas tipo Smash Bros. estoy seguro que mínimo podríamos encontrar unos cuarenta Digimones ¿verdad? ya mejor no hablo de sus variaciones, tipos de ataque, combos, historias y lugares. Es decir, yo apenas sabiendo un poco de este tema me percato que en verdad hay algo gigantesco aquí (recordemos que incluso hay varias temporadas de televisión, películas y otros videojuegos), así que un verdadero fan, se podría decir el público de Digimon All-Star Rumble, sabe perfectamente que puede esperar de un juego basado en un universo tan popular y elaborado como este.

Un mundo simple

Luego de llegar a una época de paz, el Digimundo es acechado por otro peligro; pero no es uno fuera de sus tierras, ni personificado por un gran villano, más bien se trata del aburrimiento. El aburrimiento de no tener con quien pelear. Es como los Digimones, percatándose que sin luchas tampoco pueden digievolucionar, crean un torneo para enfrentarse unos con otros.

En fin, que esto tampoco suena tan mal, sin embargo no se trata de la base de la trama. Sino de toda ella. Así que quienes esperen algo más elaborado pueden ir buscando en otro lado, pues aquí aún teniendo un “modo historia” por cada personaje, las líneas de texto son realmente cortas y básicamente todo se resume a lo mismo “el estar en un torneo para ganar”

Claro que tampoco es que queramos un libro ¿verdad? de hecho aquí lo que podríamos buscar es el estilo de peleas y lo frenético que podrían ser los combates. Todo en escenarios bien trabajados y enfrentando todo tipo de enemigos.

¡Vamos a machacar botones!

En Digimon All-Star Rumble las cosas comienzan bastante sencillas… y así se quedan. Luego de un tutorial sin nada del otro mundo nos podemos meter de lleno al modo historia, es entonces cuando nos percatamos que las cosas van a ser así todo el tiempo.

El diseño de escenarios es muy corto, al inicio de cada nivel (o capítulo) nos encontraremos en un mapa lineal en el que tendremos que machacar enemigos y para l final enfrentar un Digimon a forma de jefe de nivel, esta batalla transcurre en un mapa con forma de arena y tendremos algo de espacio para correr, dar saltos y demás. Casi al estilo de Super Smash Bros.

El problema llega cuando notamos que cada mapa lo podemos hacer en escasos minutos, para enfrentar al jefe Digimon y luego seguir con otro mapa. Así hasta que completemos siete.

Algo un tanto llamativo (fuera que podemos digievolucionar en batalla), es que los puntos de experiencia que ganemos podremos gastarlos en tarjetas que nos servirán para encontrar algunas habilidades. Claro que esto no es al final suficiente, pues en todo momento existe la sensación de estar en un juego muy, muy sencillo y básico… de hecho tan básico, que un niño al que le guste el otro título mencionado o los juegos de plataformas se aburrirá al cabo de un momento.

En el tema de los controles y combos la historia va por el mismo camino. Tenemos golpes fuertes, débiles y especiales, pero es tan fácil atacar y realizar combos que prácticamente y sin darnos cuenta muy pronto estaremos usando un sólo botón para todas nuestras maniobras.

El diseño pudo salvar el bote

Repito, al ser un juego basado en el universo de Digimon uno esperaría mapas coloridos, personajes pintorescos, humor, carisma y mucha acción. Pero aquí no es el caso, cada nivel, mapa o escenario es (aparte de corto), vacío y sin complejidad, todo se limita a zonas ligadas por caminos, algunos enemigos, palancas que abren puertas y algunas cosas para romper. En general el diseño no tiene algo que invite realmente a seguir jugando. Quizá si eres muy fan de Digimon podrías darle varias oportunidades, pero también por esto hay otra mala noticia, sólo hay una docena de personajes y sus siguientes evoluciones.

Al final Digimon All-Star Rumble es algo que puedes jugar quizá un par de días o en casa de un amigo, sin embargo siento que obviamente pudo ser un mejor juego y estoy seguro a más personas les dejará esta sensación. Por un lado es entretenido ver a ciertos personajes tomados de las series y enfrentarnos en multiplayer, pero repito, la novedad pasa rápido por su historia, su diseño de niveles y una jugabilidad que bien puede limitarse a usar un botón.