Remasterizaciones: ¿Falta de imaginación?

¿Cuáles son mis juegos favoritos? Puedo mencionar muchos, pero los que ocupan un lugar más grande en mi corazón, son generalmente juegos antiguos, como Super Mario Bros, Tetris, Pac-man, Mortal Kombat 2, Serious Sam, Diablo II. Cuando me enamoré de ellos fue en su primera versión, en la de 8 bits, o en la que un Pentium II podía correrlo sin ningún problema. Con monitores chonchos e incluso para algunos eran monocromáticos. Usé los controles del Atari como si fuera una palanca de avión. Eran suficientes los dos botones del NES y dije varias veces “guau” con los gráficos de Diablo.

No hay duda de que con la nueva generación de consolas, podemos ver imágenes que rayan en lo real, casi que son personas las que están en pantalla. Una película vaya. Las explosiones, las refracciones, el ambiente, clima, balas, sangre, todo es tan real. Y me encanta ver cómo ha avanzado la tecnología. Sin embargo es la jugabilidad e historia lo que todavía me mueve más que cualquier gráfico.

No entiendo el motivo de las compañías en querer remasterizar todo lo posible para sus nuevas consolas. Toman un juego antiguo y hacen la misma versión pero de manera más bonita. A Nintendo le funcionó cuando creó The Legend of Zelda: Ocarina of Time en 3D, haciéndolo aún mejor de lo que era el original. Sin embargo, ahora ya es raro aquel desarrollador que no meta las narices en esto.

Naughty Dog ya anunció The Last of Us para PlayStation 4. Sony hará lo mismo con Ratchet & Clank. Microsoft pondrá a la venta toda la saga en conjunto de Halo, con Halo II remasterizado. Incluso Nintendo repitió con The Legend of Zelda: The Wind Waker en HD. Y puedo irme como hilo de media con decenas de juegos que sufrieron el mismo proceso de ser exitoso: pasar unos años, y hacerlo en alta definición, con gráficos mejorados y exactamente la misma historia.

Yo sé que con las nuevas tecnologías pensamos en que sería bueno ver con gráficos sorprendentes esos juegos que tanto nos gustaron, que amamos y que volvemos a jugar en nuestras consolas viejitas. Pero no estoy de acuerdo en que sea lo mismo, sólo que más difícil y más bonito. Creo que es mejor invertir esos recursos, tiempo, personal, en realizar una continuación, o hasta el mismo juego pero con otras alternativas de finales, personajes nuevos o enemigos diferentes. No solo embellecer los edificios, plantas y armas.

Uncharted es una de mis sagas favoritas. Es para mí una de las mejores ejemplificaciones del por qué juego videojuegos. Pero en definitiva, no apoyaría una remasterización para PlayStation 4. Prefiero una secuela, como la ya anunciada. Una continuación o precuela, así como les encanta hacer hoy en día. Una historia intermedia o incluso soportaría la muerte heroica de mi ladrón favorito. ¿Pero ver “Drake’s Fortune” en HD? No gracias.

Un amigo quien también reseña videojuegos y además películas, hizo una broma al respecto: “Hacemos remasterizaciones porque no tenemos videojuegos”. Reí al principio, y después entendí que era cierto. Visualizo a los desarrolladores pensando en que no se les ocurre nada, más que rehacer un juego y ganar unos dólares más. Si la intención del desarrollador es mejorar la experiencia multijugador, o agregar estos modos, trofeos o logros, armas nuevas, entonces estoy de acuerdo, de lo contrario no tanto.

Quiero dejar en claro que no estoy en contra, solo no me gusta la idea, a pesar de que me sorprenda con los resultados. Sin embargo, insisto en que no debo jugar eso, pues ya sé qué va a pasar, dónde están los malos, cuántos golpes y de qué manera asestar. Entonces no me atrae tanto la idea de repetir todo a 1080p y 60 cuadros por segundo. Prefiero el suspenso de no saber qué me espera en la siguiente esquina.

Mi mera opinión lectores, y es de cada quién si invertir o no en las versiones nuevas. Lo que debe de importar es que los disfruten, se vean bien o mal, se escuchen de manera adecuada u horrible. Jugar debe ser una experiencia inolvidable y emocionante, haciendo caso omiso de los pixeles.