Tales From The Borderlands | Reseña del primer episodio

Hace unas semanas tuve el placer de reseñar Borderlands The Pre-Sequel, y como se habrán dado cuenta esta saga me re-fascina. Imagínense al saber sobre Tales From The Borderlands, un juego point & click realizado por los mismos que hicieron The Wolf Among Us –excelentísimo juego-. Telltale Games le está pegando durísimo al gordo con este tipo de aventuras y unido a 2K Games, recién sacaron el primer episodio de los cinco que serán en total. Lo jugué y como era de esperarse, lo destripé.

TROY BAKER PARA LLEVAR, A TODOS LADOS

Troy Baker es el ajonjolí de todos los moles, de todos. Esta vez rentó su voz para Rhys, el personaje principal de Tales From The Borderlands, un tipo pesado payaso pedante que trabaja para Hyperion, la compañía que tiene a Pandora en guerra y además en la pobreza. Rhys en su búsqueda de un ascenso profesional, se ve obligado a ir al planeta para adquirir una llave de bóveda y vengarse del %&$# de su jefe. Eso es por un lado.

Fiona es el personaje principal de Tales From The Borderlands, una señorita que busca el dinero fácil siendo estafadora de toda la vida y con la ayuda de su hermana y padre adoptivo, crean una llave de bóveda para vender al mejor postor. Oh sí, hablamos de la misma llave.
Y también adivinaron, hay dos personajes principales y conforme los capítulos se van desarrollando, iremos haciendo las veces de Rhys y las veces de Fiona, nomás es cosa de seguir jugando.

MISMA FÓRMULA, NO TANTO

Quiero pensar que sí han jugado un point & click, si no pues les explico brevemente de qué trata esto. Seremos espectadores la mayoría del tiempo, viendo cómo van interactuando los personajes y en bastantes ocasiones tendremos que tomar decisiones o seleccionar frases que sirvan como respuestas a lo que nos dicen. No hay tanta acción y la que hay, es sólo de seleccionar en algún punto para interactuar con éste, ya sea algunos golpes, disparos, analizar algo, tomarlo, etcétera. El juego se diseña para que todas nuestras decisiones afecten el producto final de manera significativa, por lo que cada vez que lo pasemos sea diferente de algún modo. Ok, ya sabemos qué es.

Con esta misma fórmula de decidir qué hacer y cómo decir las cosas, Tales From The Borderlands una vez más se burla de las reglas y utiliza acción como nunca había visto en un point-and-click. Tal parece que Telltale Games quiso superarse de lo previamente hecho y cumplir con las expectativas de la audiencia, porque las secuencias de acción son bastantes y además demasiado bien hechas, con imperceptibles cortes y cambios, todos productos de las decisiones. La fluidez con que se desarrollan las acciones y la manera en cómo los personajes actúan hacen muy llevadero el juego, demasiado entretenido y en ningún momento dirán “lo tengo que soportar”. Quienes hayan jugado The Wolf Among Us recordarán varias veces que la consola se trababa un poco y en ocasiones no teníamos tanto tiempo de reacción. Ahora no es así y se agradece muchísimo, pues la experiencia de juego se eleva.

La historia es relativamente buena, pero pasa a segundo término en varias escenas, como en la de la competencia a muerte –ya la verán después-. Los gráficos son los mismos que 2K Games ha usado en la serie, adecuados a la perfección para los que hace Telltale Games, o sea como anillo al dedo. Un servidor jugó este pedacito de cielo en una PlayStation 4 y quizá eso también ayudó. Por cierto el juego está disponible para PC, Mac, PlayStation 3, PlayStation 4, PlayStation Vita, Xbox One, Xbox 360, iOS y Android.

Retomando las acciones, las voces hacen un papel importante siendo más puntuales en la parte de que hablamos de un Borderlands, pues recordemos que un Borderlands no es un Borderlands si no hay sarcasmo, sátira, burla y humor negro. ¿Reí mucho? En cantidades industriales.

Afortunadamente Tales From The Borderlands no es una aventura extra o como un pretexto para venir a chuparnos el dinero de la cartera. No lo es. Es un buen pretexto, perdón, excelente pretexto para no desprendernos de este universo tan diferente a lo que vemos y más ahora que ha dejado de ser sólo un juego de disparos. El point-and-click era lo que necesitaba esta saga tan bonita y sangrienta.

ES SÓLO EL INICIO AMIGUITOS

Se me fue como agua el episodio completo, no bostecé ni tantito. Ni volteé a ver mi celular, a excepción de cuando le puse silencio pues fue inevitable centrar mi atención en Tales From The Borderlands. Me puse de pie con estos juegos, y con esta historia gráfica sonreí con tanto gusto como en cada escena donde rompían las reglas de lo que ya antes se había hecho con este tipo de juegos.

No olvidemos que apenas es el inicio, faltan cuatro episodios más y con un demonio aún no tenemos fecha de estreno y lo único que me dan ganas es de romper dos o tres paredes a golpes. No lo haré por el bien de la infraestructura de mi casa.

Para finalizar y en mi opinión personal, Tales From The Borderlands ha inventado la categoría de “Mejor Juego del Año point-and-click”, y así como es de maldito, será el único nominado y recibirá dos veces el premio, así nomás de ganas. ¡Es Borderlands!