The Wolf Among Us | Reseña

The Wolf Among Us es un videojuego basado en los cómics de Fables, el cual está desarrollado por Telltale Games y que se presenta con gráficos de historietas, los cuales se ven increíbles. Divido en cinco capítulos y hecho de tal manera que uno decide lo que sucede. Me bastó el primer episodio para engancharme, pero la quinteta entera para animarme a escribir mi reseña. No habrá spoilers, se los juro.

UN EPISODIO POR CADA UÑA DE LA MANO

Debo reconocer que nunca he sido fanático de los cómics, así que entenderán que tampoco he leído dichas historietas, por lo que para mí es una historia nueva, ya sea que estén o no apegados a los libros. Sin embargo se me metieron las ganas de leerlos. Ya será algún día.

The Wolf Among Us se divide en cinco capítulos, suficientes para acabarnos todas las uñas de los dedos, pero en definitiva no podremos comérnoslas debido a que tenemos que estar atentos para cuando debamos presionar un botón. Los episodios llevan como nombre Faith, Smoke and Mirrors, A Crooked Mile, In Sheep’s Clothing y Cry Wolf. Todos ellos están disponibles para Xbox 360, PlayStation 3, OS X, Windows, iOS y Android. Su salida fue desde octubre del 2014, hasta julio del 2014, en mi parecer mucho tiempo de espera entre los lanzamientos, sobre todo por lo pequeños y fáciles que son.

Esta primera temporada de The Wolf Among Us, tiene una historia, la cual se va contando durante los cinco episodios y es imprescindible haber jugado todos los anteriores para poder jugar el actual, de lo contrario es casi imposible de entender lo que sucede, y más así sucede con el final. Como les comento, en la reseña no les arruinaré el desenlace, sólo les daré una embarrada del guión.

Fabletown es una pequeña ciudad localizada en Manhattan, a donde todas las fábulas tienen que escapar después de que un invasor –el malo del cuento- conocido como el Adversario, ataca los cuentos donde dichos personajes viven en sus mundos paralelos. Una vez que las fábulas viven en su nuevo hogar, deben buscar la manera de disfrazarse para pasar desapercibidos, por lo que toman un brebaje llamado “glamur” y así ser más parecidos a los mundanos, quienes son los seres humanos comunes y corrientes, así como nosotros. En Fabletown, como en todas las ciudades, hay un Mayor, de nombre Ichabod Crane, quien tiene como asistente a la súper sexy Snow White, y como encargado de que la ley se cumpla, el sheriff Bigby Wolf. Adivinaron, el hombre lobo de Caperucita Roja.

Dentro de Fabletown encontraremos puros personajes de cuento, tales como La Bella y la Bestia, Tweedledee y Tweedledum de Alicia en el País de las Maravillas, Bloody Mary, Los Tres Cochinitos –sólo veremos a uno-, y hasta a la sirenita. Conforme avancemos en la historia veremos más fábulas, pero no todas son tan fáciles de reconocer, a pesar de que algunas son demasiado obvias, como nuestro protagonista.

Bigby Wolf es de inicio, el sheriff badass que debe de ser un hombre lobo que se respeta. Nunca imaginamos a un licántropo que no sea un maldito bien hecho, además de macho, agresivo, fuerte, imponente y con voz de pocos amigos. Es decir, con corazón de roca, pero tratando de ser un poco amable, o preocupado por los demás. Bigby está bien metido en su papel, el de proteger a las fábulas de los peligros externos, y en este caso, los internos. Él sabe que está ahí para proteger y servir, pero también de que cada ciudadano se mantenga disfrazado, o de lo contrario tendrá que moverlos hacia La Granja. Él fuma, toma, no pregunta, amenaza, y golpea muy fuerte. O podría ser muy bueno y mesurado. Depende de uno.

Efectivamente, The Wolf Among Us no es un juego donde la historia esté definida al cien por ciento, a pesar de que debe seguir una línea principal. Pero somos nosotros los que decidiremos cómo se lleva a cabo, interactuando con los personajes, y decidiendo entre cuatro opciones para hablar. Una alternativa siempre será el silencio, pero que de igual manera repercutirá en lo venidero.

Las otras tres opciones son muy diferentes entre sí, y cada una afectará de manera directa o indirecta, a aquel que la oiga, haciendo que más adelante en la historia, incluso en capítulos futuros, lo pueda hacer cambiar de opinión, o reaccionar diferente. Así que es importantísimo saber bien inglés, y poner muchísima atención, o de lo contrario, podríamos terminar la trama sin haber entendido nada de nada. Y eso, en The Wolf Among Us, no está permitido. Bueno, yo no se los permito pues la historia es muy buena.

Nuestro aburrido y monótono trabajo como sheriff de Fabletown, se verá inyectado de adrenalina cuando Woodsman ataque a Faith, una joven sexo servidora –también muy sexy- debido a que éste se encuentra en condiciones no muy aptas para razonar. Digamos que un poco de alcohol por aquí, otro shot por allá. Una vez que Bigby la salva de los problemas, ella se retira agradecida por la ayuda, dejando al sheriff con un extraño agradecimiento. Al día siguiente Bigby encuentra a las afueras de la comisaría, la cabeza de Faith, y el Mayor Crane decide mandar a él y a Snow White, a investigar el homicidio. Después de hacer algunas preguntas en un bar local, y repartir algunos golpes –así lo decidí yo-, Bigby regresa a su trabajo a encontrar ahora, la cabeza de Snow White.

El resto de la trama, queridos lectores, deben ustedes develarlo, pues no me perdonaría arruinarles la experiencia que se vive al ir descubriendo secretos, discutiendo, peleando, provocando dolor y felicidad en algunas fábulas.

¿CÓMO SE JUEGA ESTA CHUNCHE?

Debido a su naturaleza narrativa, estaremos el 50% del juego leyendo subtítulos o escuchando conversaciones entre Bigby y los demás personajes. 30% respondiendo, hablando y actuando un poco. 5% buscando objetos en cuerpos, escritorios, departamentos y un súper emocionante 15% peleando, como dios manda, a puños y patadas, mordidas y rasguños, pero sobre todo derramando sangre y desmembrando rivales.

Sé que de buenas a primeras suena aburrido, pero no lo es. Cada conversación es sumamente importante, pues repercute en la opinión y en cómo hacemos sentir a la persona enfrente de nosotros, ya sea que logremos que haga lo que queremos, lo convenzamos, lo obliguemos o de plano armemos la gresca. Hablar y entender los diálogos, nos ayudan en gran medida a hacer lo correcto en ciertas situaciones, no sólo se trata de responder como a la mamá cuando nos pide algo de la tienda, ya que aquí una mala decisión puede voltearnos la tortilla o ponernos en un dilema aún peor. Hay que tener muy en cuenta que lo más importante del juego, es la forma en que lo desarrollamos, y todo depende de lo que seleccionemos para hacer y/o decir.

Para investigar ciertas cosas, deberemos movernos en ciertos escenarios que nos permiten interactuar con los elementos del entorno, y podremos realizar hasta cuatro acciones acorde al objeto, pues en casos podremos hablar, o escuchar, cosa que es imposible con una puerta. Así que todo será respecto al objeto. Hacer averiguaciones nos da más pistas, y va desbloqueando el avance en el juego, así que es imperativo andar husmeando por ahí.

¿Quieren saber cuál es en verdad la mejor parte del juego? Si me conocen, saben cuál es. Dícese del ritual en la que dos o más personas deciden dejar de perder el tiempo en palabrerías, para reventarse la cara con singular odio y alegría, todo a la vez. Sí, las peleas son ese estrepitoso momento en que se nos olvida por completo la historia, la chica en peligro y la cordura, para pintar de amarillo nuestros ojos, y ponernos en modo bestia. Y literal es modo bestia, pues el sheriff Wolf, se transformará en lo que realmente es. Es prudente avisarles que no deben esperar que cambie en una sola forma, pues veremos varias durante la temporada, lo que le da mucha variedad a sus formas y actuaciones, así de esta manera no nos aburriremos de él.

Cuando Bigby se enoja, o mejor dicho, nosotros provocamos esa ira, y por consiguiente generamos un conflicto, los controles cambian de inmediato, y ahora nuestro deber es estar al pendiente de lo que la pantalla nos va a pedir, ya sea presionar botones, o mover los joysticks de alguna manera, lo más parecido al movimiento de la parte del cuerpo que hará el golpe, o bloqueará al contrario. La fluidez se corta un poco ya que cuando debamos realizar alguna acción, todo se pondrá en cámara lenta dándonos unos instantes para reaccionar y actuar, si no hacemos nada, recibiremos el impacto, cambiando el curso de la pelea, y provocando que quizá no ganemos la contienda. Punto destacado: no hay un solo altercado que no tenga violencia y sangre, en exceso.

No hay mucho qué decir de los gráficos, pues son tipo historieta y se ven súper cool. Empezando por la iluminación que todo el camino nos hace sentir una especie de penumbra en Fabletown, ayudada de los ángulos en las tomas, y los primeros planos que hacen de los detalles, una maravilla. Nada se ve ridículo y aunque veremos animales parlanchines, su gracia se quitará con su actitud y diálogos crudos y ásperos.

Las voces hacen un gran papel en el juego, haciendo que sean mucho más creíbles los personajes y sus acciones, sin olvidar al sheriff, quien se lleva de calle a todos, y no solo por ser la estrella en la historia, sino porque de verdad su actitud, voz y comportamiento, hacen que sea inolvidable su aportación.

NO HAY OTRA OPCIÓN

Jugué The Walking Dead, un título de la misma compañía y con gráficos muy similares, y simplemente no me gustó por el hecho de tener que esperar y responder, esperar y responder y así sucesivamente. Intentar con The Wolf Among Us se me hacía muy arriesgado, y tuve que ganar una apuesta para no sentir dolor al comprarlo, y quizá arrepentirme después. Al final del primer episodio no podía esperar a comprar el segundo y el tercero y todos los demás, pero tuve que hacerlo.

The Wolf Among Us requiere mucha atención, no hay duda de eso, pero su narrativa es tan buena que atrapa de inmediato. La interacción al ser imprescindible, hace que no nos despeguemos del control y esperemos lo peor siempre. Aunque no es así, pero la sensación hace que la experiencia sea mejor. Combatir a duelo nunca decepcionará, y menos al final, pero definitivamente será por lo agresivo de las peleas y sus finales más que grotescos. Pero muy buenos.

Sí recomiendo, y muchísimo que adquieran todos los episodios, pero si siguen siendo cautos al respecto, se las verán conmigo. No, no es así. Jueguen uno, y con el simple hecho de ir resolviendo el caso, querrán aún más. Desde la música, gráficos y trama, The Wolf Among Us es un juegazo para analíticos, tanto como para enfermos de violencia –como un servidor-, pues para todos tiene, y afortunadamente uno decide qué camino tomar. Sean Bigby Wolf, un sheriff que fuma los cigarros más corrientes, pero que nunca pierde el glamur, aun así tenga que romper bastantes cráneos y huesos.

Pueden seguirme en @_andresgamer_
Los invito a mi página: 99 Coins